¿A que juegan los Lakers?

0
97
Fuente: Brian Horowitz
Fuente: Brian Horowitz

Los Angeles Lakers están perdidos. No es ninguna novedad ya que desde la lesión de Kobe del año pasado saltaron las alarmas de que pasaría en los playoffs. Y fue un fracaso absoluto. Unas series estrepitosas que confirmaron que en L.A. hay problemas muy serios si falta “La Mamba Negra”.

Y este año no se quedan flojos en lesiones, Steve Nash, Kobe Bryant, Xavier Henry, Jordan Farmar, Steve Blake…. Ya solo les falta tener lesionado a Sacre y perder al agitador de toallas por excelencia. Las lesiones se acumulan y tienen que tirar de banquillo, algo que no tienen desde hace unos años.

Han fichado a nueve jugadores nuevos solo este año. De los que de momento continúan ocho. Y destacando por encima del resto tenemos a Nick Young, el explosivo escolta que mantiene vivas las pocas esperanzas que quedan en el equipo de california.

Llegó como el nuevo sexto hombre del equipo ya que en cuanto Kobe volviera sería el descanso perfecto para la Mamba y además con la capacidad anotadora que tiene este fichaje gustó mucho por Los Angeles. Y no ha defraudado, al menos de momento.

Es el máximo anotador del equipo y ha tomado la batuta del ataque. Pero esto no tiene mucho mérito tampoco ya que el ataque de los Lakers deja mucho que desear… Ya son varios partidos vistos del equipo de la cuidad de las estrellas y más que un partido parecen pachangas entre amigos. Defensas inexistentes y correcalles que solo hacen mantenerse al equipo en el marcador si su rival flojea en los tiros.

D´Antoni ha creado un equipo más parecido a su estilo de juego que el del año pasado pero no funciona. La fórmula del entrenador no cuaja y menos si tienes a tus jugadores clave mirando desde el banquillo.

Al menos hay algunas sorpresas, como son los recientes descubrimientos de los jugadores Kendall Marshall y Ryan Kelly.

Kendall llamó la atención en su primer partido como titular donde nos dejó muy buenas sensaciones marcando 20 puntos y dando 15 asistencias. Actualmente promedia 10 puntos y 9 asistencias, unos números nada malos para un jugador que paso desapercibido durante su primer año en Phoenix. Pero es el único base sano del equipo y promedia en los últimos diez partidos unos 39 minutos en pista. Así que tampoco es tan raro que promedie buenos números de vez en cuando. Lo que deberá comprobarse es cuando vuelvan Farmar, Blake y Nash, porque no habrá sitio para él y sus minutos se reducirán o incluso puede que termine saliendo del equipo californiano.

El rookie Ryan Kelly ha demostrado ser un jugador muy del estilo D´Antoni. Un ala-pívot delgado que puede correr y además tirar. Pero su escaso físico le hace ser muy débil ante jugadores más grandes y además con más experiencia. Aunque ya sabemos que eso, a Mike, le importa bien poco…. Ya que la defensa es lo que menos le preocupa últimamente.

“Los Lakers harán ‘tanking’ este año” decían muchos comentaristas y periodistas del deporte. Pero es que en Los Angeles no les hace falta este año perder a propósito ya que, aunque quieran, tienen bastante complicado entrar en playoffs. Y más si estas dentro de una conferencia donde si tienes mucha suerte, podrás quedar octavo con un 50% de victorias.

Dejar respuesta