¿A qué están jugando los que juegan con nosotros?

0
198

Queremos saber la verdad. Con éste y otros eslóganes se echan muchas personas a la calle. Hablo de los atentados del 11M y de todo lo que ha venido después, juicio incluido. Y hablo sobre todo de quienes claman en la calle por saber la verdad, porque querer: queremos todos. Sin embargo, gritarlo en la calle mirando al cielo o a la tierra, según convenga, no todos lo hacen. Porque gritar en la calle es clamar contra alguien concreto, y eso no es sinónimo de querer saber la verdad, es sólo sinónimo de querer culpar a ese alguien concreto de ser el ocultador. Cada cual sabrá con qué convencimientos clama y con qué certezas acusa. Yo prefiero callar porque no tengo ninguna.

Pero después de conocer las declaraciones del miércoles en el juicio, me vienen muchas preguntas a la cabeza: ¿Quién va a decir la verdad? ¿El que dice que sabe algo, para añadir acto seguido que no puede contarlo porque no puede traicionar a su amiguito del cole? ¿Los que toman la parte o el todo o el simple detalle a conveniencia para argumentar con ello y apoyar sus teorías al tiempo que aumentan sus beneficios? ¿A qué están jugando? ¿Qué pretenden? Qué asunto tan zafio. ¡Qué asco! Qué argumentos de patio de colegio, en boca de todo un señor director general de la policía, precisamente en esas fechas en que se tramó y se ejecutó el mayor golpe terrorista de nuestra historia. Todo un señor “eurodiputado”, hoy, todo un señor “aforado” (que podría traducirse maliciosamente por “blindado”). ¿Por qué le incluyeron en las listas para las elecciones europeas? ¿Quién decidió que entrara en ellas? Todo un representante político del estado español, del pueblo español. Todo un representante de un partido político que ama la bandera y que se pasea con ella por la calle en esas manifestaciones que claman querer saber la verdad. Pues dígala, señor Díaz de Mera, dígala, al menos la suya, y deje de jugar con nosotros.

Fuente de la imagen: www.wikipedia.org

1 Comentario

Dejar respuesta