A Puerta se le rompe el corazón. Al fútbol se le rompe el alma

0
147

Antonio Puerta ha muerto en el hospital de Virgen del Rocío de Sevilla después de varias paradas cardiorrespiratorias. Muchos dicen que era un futbolista genial pero no es necesaria esta condición para que la muerte de una persona tan joven estremezca al sevillismo, al mundo del fútbol y al deporte, en general. Las reacciones han sido numerosísimas desde todos los ámbitos pero una sensación de tristeza especial invade toda Sevilla, después de que la muerte de Puerta haya conseguido algo que parecía imposible: reconciliar las aficiones de los dos equipos de la ciudad.

Transcurría el primer partido de Liga del gran equipo del año, el Sevilla, contra un Getafe renovado. Corría el minuto 30 y después de una carrera por la banda el lateral izquierdo del Sevilla, Antonio Puerta, se desplomaba. Sus compañeros le ayudan y recobra el conocimiento e, incluso, abandona el campo por su propio pie. Pero unos minutos más tarde, ya en el vestuario, su corazón vuelve a fallarle y, aunque un desfibrilador le devuelve las constantes vitales, el cuerpo del futbolista está herido de muerte. Después de tres días en la UCI del Hospital Virgen de Rocío de Sevilla, su vida se apaga entre la tristeza de todo el fútbol mundial.

No importa nada ya, ni los partidos de la previa de la Copa de Europa, ni algunos torneos veraniegos… Alguno de los centenares de aficionados que se concentraron ayer para despedir al futbolista decía que “ya no querían ni la Champions, ni la Liga, sólo le querían de nuevo a Puerta”

¿Cómo puede morir un chico de 22 años por una cardiopatia congenita? ¿Y si encima el chico es un deportista de élite que está sometido a controles médicos constantes? Además algunas fuentes sugieren que con las pruebas necesarias se podría haber descubierto.

Increíble, pero más increíble es todavía la reacción del público. Los homenajes institucionales se unen a la tristeza de miles de aficionados. Para muestra una sola imagen: los forofos del Betis están ahora con los del Sevilla porque una desgracia así no entiende la diferencia entre los colores de dos camisetas históricamente enfrentadas.

Este hecho nos toca a todos muy dentro, quizás porque fue una muerte televisada o porque era demasiado joven o, sencillamente, por el poder del fútbol de movilizar a las masas. Pero creo que a todos los que nos gusta el deporte ayer se nos fue un pedacito del fútbol, una carrera prometedora y, sobre todo, una persona, que deja a una familia, a unos amigos… y todo eso sólo con 22 años. No es justo que alguien muera a esa edad, con una vida por delante.

Decía el diario ABC del lunes 27 en portada “Puerta se dejó el corazón en el campo”. No hay mejor epilogo.

Fuentes de fotografía:
El Mundo
Cadena Ser

Dejar respuesta