A medias

0
243

Como el polvo que cubre tu pendiente
encima de la estantería,
sólo ojos que sufren sienten
la sequía tras la despedida,
para los que aman la mentira
ausentes de eso que llaman
tristeza en vida pública,
ignorantes de la medida
de una sonrisa,
siempre sonreímos en las despedidas.

Lo dejamos a medias,
como las yemas de mis dedos
sobre tus medias,
como el miedo
de volver a vernos
y que nos hayamos echado de menos.

Al menos,
a nuestras despedidas
nunca llegamos a tiempo.

Fuente de la imagen:
http://www.flickr.com/photos/feerieger/

Dejar respuesta