A la caza del rinoceronte

0
1084

Desde los últimos tres años la caza furtiva va en aumento. Especialmente en las reservas de aprovechamiento sostenible de especies silvestres al sur de África. La pieza mas codiciada es el rinoceronte, capturado en trampas o tiroteado para vender su legendario cuerno que en el mercado negro asciende a mas de 40.000 euros.

Hasta hace poco la población de rinocerontes en Sudáfrica rondaba los 22.000 ejemplares. En lo que va de año se han matado unos 275. De seguir así, se superará el triste récord del pasado año, que acabó en 400 muertes. Estas cifras vislumbran el futuro de estos mamíferos: la extinción.

El aviso a este grave problema lo ha dado la victima. Una inocente hembra de rinoceronte que ha aparecido muerta sin sus preciados cuernos en la vecina Suazilandia. Hacia diez años que los cazadores no atacaban en este pequeño país, por lo que el gobierno ha hecho un llamamiento para vigilar y disparar a cualquier furtivo.

Por su parte, el gobierno de Sudáfrica ha anunciado que se perseguirá a los cazadores furtivos con ayuda del ejercito, encargado de patrullar los parques. La orden es tajante “se tira a matar”.

Ante las restricciones de estos gobiernos, el robo se ha trasladado también a los museos de Reino Unido y Francia. Con el aumento de estos saqueos ha ascendido el valor de los cuernos que han pasado a costar mas de 67.000 euros.

El 90% de este bien tan preciado va destinado al mercado negro de Asia, donde se emplea para la medicina tradicional china y para la impotencia masculina como un producto afrodisíaco. A pesar de que los médicos afirman que no tienen tales poderes curativos, “cada vez existen mas pruebas de la participación de ciudadanos vietnamitas, chinos y filipinos en la obtención y venta del cuerno de oro“, según indica un informe de Naciones Unidas.

“Los cuernos se muelen hasta formar un polvo que es utilizado en la composición de medicamentos, alcanzando precios elevadísimos por kilo“, argumenta Pablo Redondo, ecologista.

Estos alto precios han ocasionado la formación de mafias internacionales, mucho más organizados y letales que los típicos cazadores ilegales que van por libre. Las nuevas mafias venden el kilogramo de polvo de cuerno de rinoceronte a más de 42.000 euros.

La inmensa fortuna que amasa este mercado ha llevado al gigante asiático a crear granjas clandestinas para reproducir a los rinocerontes y obtener mayores cantidades polvo de cuerno.

Diversos investigadores han comprobado que China ha importado 141 rinocerontes blancos de Sudáfrica desde el año 2.000, mucho más de lo que necesita para fines turísticos.

Así, es el mercado asiático el que tira de esta demanda, alentando una caza cada vez más organizada y preparada. Ahora usan helicópteros, dardos tranquilizantes, armas silenciadas y equipos de visión nocturna para rastrear a estos animales en peligro de extinción.

El gobierno sudafricano esta decidido a pedir explicaciones a China sobre su actuación para parar este mercado ilegal. Pese a este despliegue, la matanza no cesa. El informe de Naciones Unidas también desvela que muchas de estas mafias han colgado las escopetas y ahora medican a sus presas. Los cazadores siguen sumando triunfos, y los ecologistas siguen contando cadáveres. Dado que las alternativas para detener a estas mafias han sido en vano, algunos ecologistas se han planteado inyectar veneno en los cuernos de los rinocerontes para proteger la caza furtiva. Esta posible solución demuestra su desesperación ante el ataque constante de los furtivos.

Fuente de texto:
“El Mundo”,
http://www.ecologiablog.com/
Fuente de imagen:
http://mexico.cnn.com/planetacnn/2010/12/05/dispositivos-gps-paradesalentar-la-caza-furtiva-de-rinocerontes

Dejar respuesta