Al grito de “¡vamos, copón!”

0
85

El pasado jueves 28, el cuarteto toledano formado por Miguel de Lucas, Victor Cabezuelo, Carlos Pinto (ex The Sunday Drivers) y Martí Perarnau (Underwater Tea Party) presentaron en la sala El Sol su segundo trabajo, El apocalipsis según Mucho.

Mucho presentó su segundo disco en El SolDesde las 10 y media de la noche la sala El Sol estaba prácticamente llena, y cuando apenas faltaban unos minutos para las once de la noche llegó el huracán con “Motores”, desprecintando así el resultado de meses de esfuerzo y mucho trabajo. Si bien recordamos, debutaron hace tan solo dos años (2011) con su primer trabajo homónimo, así que tenían muchas ganas de presentar todo lo nuevo de este Apocalipsis según Mucho (2012), producido también por Ricky Falkner.

Mucho ya había saltado al escenario, y para continuar la puesta de largo de su nuevo disco prosiguieron combinando temas nuevos y de su anterior trabajo como “Si quieres, no” o “Los hijos del mal” con potentes guitarras y ese último “y si fueras alguien te iría bien” explosivo, en el que quemaron los instrumentos hasta agotar el sonido. Acompañado de fuertes cambios de luz, el vocalista Martí nos advirtió de que estaba afónico y enfundado en su cazadora de cuero se tomó un lingotazo de tequila. Si bien, no sabemos cuál es la verdadera razón, ni si el tequila ayudó, pero el sonido que hasta el momento había sido bastante denso y quizá algo saturado comenzó a mejorar en el resto de temas y las letras de las canciones y todo el sonido en general sufrió una notable mejora.

A continuación, otros muchos temas sonaron en El Sol. A golpe de piano y bañado en un cálido rojo, tocaron su “blues cósmico” o mejor dicho “El lustroso alarido” en el que Victor Cabezuelo, también líder de Rufus T. Firefly casi le da una taquicardia de pasión musical tambaleándose exageradamente entre sus instrumentos. También llegó su “balada grecolatina” con el tema “Las plantas”, que rompía entre ritmos de guitarras y con una voz muy clara. Los sintetizadores también dieron mucho de qué hablar; “En la base de la montaña” comenzó entre truenos y relámpagos, generando sobre todo al final del tema una sensación atmosférica entre la eclosión de los instrumentos y numerosos flashes. Y en “La larga lista del emperador”, su “techno grecolatino”, le hicieron un guiñito a Joan Colomo con ritmos al más puro estilo Stevie Wonder.

Terminaron con “La casa en pie”, “Como si no hubiera mañana”, y el hit “Mucho más feliz sin televisión”, con especial mención a Bárcenas y a nuestra situación actual… Y para cerrar del todo, “Sal de la tierra” y “Sustancia fundamental”. Nos azotaron desde La Mancha y lo seguirán haciendo durante todos estos meses presentando su nuevo trabajo; desde aquí, os animamos a asistir a alguno de sus conciertos. ¡Vamos, copón!

Imágenes cedidas por I’m an Artist

Dejar respuesta