8 minutos para cambiar la Historia

0
283

Gyllenhaal, Michelle Monaghan y Vera Farmiga protagonizan la nueva película de Duncan Jones, Source Code. Un paradójico thriller en el que el capitán Colter Stevens (Gyllenhaal) dispondrá de 8 minutos para culminar su misión: desactivar la bomba de un tren rumbo a Chicago y atrapar al terrorista, mientras descubre quién es en realidad.

Stevens se despierta en el vagón de un tren junto a una aparente desconocida. Asustado por no saber qué hace allí, huye hasta encontrar un espejo. ¡No es él! Su rostro ha cambiado. Mientras intenta descifrar qué es lo que está pasando, una brutal explosión hace saltar por los aires todo el tren y acaba con la vida de cientos de viajeros. El capitán abre los ojos y se encuentra dentro de una cápsula con un monitor, ¿qué ha pasado?

Aunque a simple vista parece el típico argumento de una película made in Hollywood, “Código Fuente” (Source Code) presenta varias peculiaridades. Juega con el tiempo y el espacio, a la vez que con los sentimientos del protagonista, desorientado al no conocer su verdadera identidad.

Duncan Jones da una vuelta de tuerca más al guión. Stevens no ha cambiado su identidad mediante una operación, sino que se ha adentrado dentro del propio cuerpo de un profesor, al que suplanta durante los ocho últimos minutos de su vida. ¿Cómo es posible? Gracias a un sistema informático aprobado por el Gobierno estadounidense que permite volver al pasado las veces necesarias hasta que finalice su misión. Hasta que no lo logra, Stevens recaba pistas para averiguar quién es el terrorista y dónde está la bomba. Al llegar a los 8 minutos de regresión, revive una y otra vez la explosión que los mató.

Mientras tanto, cientos de preguntas no dejan de rondar por su cabeza. ¿Quién es él?, ¿qué hace en esta misión?, ¿por qué no está con su unidad militar en Afganistán?, ¿está vivo o muerto? Abrumado por todas estas dudas, intenta buscar respuestas en Goodwin (Vera Farmiga), la chica con la que únicamente puede comunicarse a través del monitor de su cápsula y quien sabe todo lo que está ocurriendo.

El director de Moon no deja ningún detalle al azar, y hasta repite en más de cuatro ocasiones la misma escena conformándose como escenario principal del filme, añadiendo las leves pinceladas que conformarán el cuadro de la historia. Desde su butaca, el espectador también tratará de unir todos los hilos necesarios que entretejen esta historia dotándolos de sentido, aunque a veces parezca perderlo por completo y el argumento pueda llegar a desorientarnos.

Fuente del texto:
Nerea Pita Gradaille
Fuente de las imágenes:
http://www.aurumproducciones.com/index.php?servicio=cine&c_pelicula_id=1415

Dejar respuesta