75 años de Batman

0
158

 

Batman cumple 75 años y se ha convertido en un icono social. Fotografía: Si1very
Batman cumple 75 años y se ha convertido en un icono social. Fotografía: Si1very

Batman acaba de cumplir 75 años, demostrando que a pesar de su vejez sigue siendo uno de los superhéroes más populares y que están en mejor forma. Repasamos su longeva carrera y su extraordinario éxito.

DC Comics ha decidido considerar el 23 de julio como fecha oficial del aniversario de Batman, a pesar de que su primera historieta vio la luz en mayo de 1939. El hombre murciélago quizá sea el superhéroe más popular de la historia, a juzgar por la cantidad de videojuegos, películas, cómics y demás obras inspiradas en su universo que existen; es por ello que en este 2014 se celebra su 75º aniversario por todo lo alto: con dos nuevas series (Arkham Manor y Gotham Academy), su saga reiniciada por enésima vez, una serie de televisión sobre sus orígenes (Gotham), Arkham Knight -la conclusión de la premiada trilogía de videojuegos Arkham-, y el estreno del esperado crossover Batman contra Superman el próximo año, no cabe duda de que el Cruzado Encapuchado se encuentra en un estado de salud excelente. Pero estos 75 años de Caballero Oscuro nos han dejado una biografía abultada, y convendría que se echara la vista atrás.

Ya el nacimiento del personaje tuvo cierta polémica. A comienzos de 1939, el guionista Bob Kane y el dibujante Bill Finger realizaron una colaboración con la intención de crear más héroes al estilo de Superman para la National Periodical Publications. En mayo de ese año, en el número 27 de la recién creada DC Comics, se pudo ver por primera vez a Batman, un superhéroe oscuro que sustituía los poderes especiales por artilugios y gadgets con los que liquidaba sin piedad a sus enemigos. Pero la editorial solo acreditó el trabajo de Kane, considerando al segundo como un simple colaborador. El propio Kane se negó a dar crédito por su creación a su colega a pesar de que originalmente criticó a la editorial por esa decisión, reconociendo que fue Finger quien le dio su aspecto definitivo al personaje. Según la versión de ambos, Bob Kane concibió originalmente al personaje vestido de rojo, con alas a la espalda semejantes a los ornitópteros de Da Vinci, y un simple antifaz cubriendo su cara. Fue después que recurrió a Finger con la idea, quien le dio su aspecto definitivo con la intención de convertirlo en un misterioso vigilante de la noche. Para el primero, aquel episodio solo significó una colaboración de ‘dibujante fantasma’, pues en esa época se solía considerar al guionista como el cerebro creador y al dibujante como una mera herramienta para aquellos que no supieran ilustrar, pero Finger hasta el día de su muerte en 1974 clamó haber participado plenamente de la gestación del icono. Sea como sea, ambos siguieron trabajando juntos en la primera etapa, y de hecho, fue Finger quien ideó a villanos como Enigma o al archiconocido compañero adolescente de Batman, Robin.

Tras la II Guerra Mundial, el tono oscuro de las aventuras de Batman tuvo que cambiar. Había quedado establecido que la única regla que seguía a la hora de enfrentarse a los criminales era la de no matarlos, sus enemigos eran representantes de lo peor de la sociedad (locos, mafiosos, ladrones u homicidas), y en esa línea, sus aventuras estaban plagadas de contenido social, como corresponde al incierto mundo de los años 30. Pero ahora se veía obligado a adaptarse a una nueva sociedad y a un nuevo estilo de cómics, donde sus aventuras deberían únicamente entretener al lector. Batman se convirtió en un ciudadano ejemplar, y Gotham se volvió colorida y desenfadada. Generalmente esta transición se suele denominar dentro del universo DC como el paso de la Edad de Oro a la Edad de Plata, y aunque Batman no sufrió una gran transformación como personaje de la una a la otra, sí lo hicieron sus historietas. La ciencia ficción y el ocultismo que había abundado en sus últimas aventuras dio paso a un Batman más detectivesco, y a fin de cuentas, menos espectacular. La propia venta de cómics no tardó en resentirse. Pero es sobre los años 60 que entra en escena la serie de televisión de Batman, protagonizada por Adam West, que desterraba del todo cualquier rastro de oscuridad, sustituyéndola por emocionantes e inverosímiles aventuras de estilo camp, y que resultó ser un verdadero bombazo. Es difícil distinguir hasta qué punto la propia serie se tomaba en serio a sí misma, partiendo de la base de que el propio Adam West no estaba exactamente en la forma física que se esperaría del Caballero Oscuro, pero pronto los cómics comenzaron a imitar su estilo, y el éxito volvió a la franquicia; al menos mientras la serie duró en escena, pues pronto este Batman desenfadado y bailongo quedó pasado de moda. Los nuevos guionistas encargados de continuar con el personaje, como Dennis O’Neill o Steve Englehart, trataron de alejarse de aquello en lo que Batman se había convertido, regresando al terreno de lo gótico y lo oscuro, pero aun así, la popularidad del superhéroe no dejó de decrecer.

Es entonces que entra en escena Frank Miller, un joven artista gráfico que ya había trabajado para Marvel con Spiderman o Daredevil. En los años 80, lanza la serie limitada El Regreso del Caballero Oscuro, que podríamos considerar más novela gráfica que cómic. En ella, experimentó con todo lo que Batman significa, poniéndolo contra las cuerdas gracias a la extraordinaria libertad artística con la que trabajó. El personaje salió reforzado incluso de aquel célebre enfrentamiento con Superman, y esto motivó que el resto de artistas que trabajaran en él se atrevieran también a llevarlo a cotas pocas veces vistas en un cómic popular. Jason Todd, el segundo Robin, muere dramáticamente a manos de su enemigo más famoso, el Joker, sin luego resucitar (un clásico en este tipo de cómics), y un nuevo enemigo, Bane, logra dejar al personaje inválido y fuera de circulación, lo que sirve para dar pie a toda una reflexión sobre lo que significa ser El Caballero de la Noche. Esto colocó a Batman por encima del resto de superhéroes en un tiempo en que estos comenzaban a pasar de moda, pues se había convertido en un personaje completamente singular. El propio Tim Burton lo plasmó así en su película Batman, y también la maravillosa serie animada de los 90. Esta vanguardia en el mundo de los superhéroes dura hasta nuestros días, al liderar con la trilogía fílmica de El Caballero Oscuro de Christopher Nolan la transición hacia el realismo que actualmente impera en este tipo de historias.

Su 75º cumpleaños coincide con uno de sus mejores momentos. Bruce Wayne se encuentra actualmente hasta arriba de trabajo, y DC ha hecho bien en celebrarlo. La editorial regaló a sus fans el número 27 de Detective Comics, su primera historieta, y reveló en la ComicCon de San Diego el aspecto que tendría su capucha en la próxima película que prepara, Batman contra Superman. Incluso lanzó un pequeño corto de animación dirigido por Bruce Timm, legendario animador de la serie de los 90, en el que se muestra una de sus típicas aventuras animadas con la estética de los primeros cómics: Batman, Strange Days, en el que aparece incluso su primer vehículo, el Batplane. Muchas felicidades, Hombre Murciélago, y que cumplas muchos más.

Dejar respuesta