45 caballos errantes

0
235

Los ejemplares fueron hallados el pasado martes en las inmediaciones de Tablada (Sevilla). Vagaban sin rumbo cerca de la circunvalación SE-30 hasta que la Guardia Civil los capturó. El dueño, imputado por delitos de maltrato animal, ha sido denunciado por infringir la ley de seguridad ciudadana y por abandono animal.

Caballos pastando/ Wikimedia Commons
Caballos pastando/ Wikimedia Commons

Numerosos dispositivos de la Policía Local, Guardia Civil y Policía Nacional de Sevilla fueron notificados de la presencia de los caballos la mañana del martes 17 de febrero. Se desconoce cuánto tiempo llevaban campeando. Lo que sí se sabe es que fueron necesarias varias horas de trabajo y un importante despliegue para reunificar la manada que fue atendida por técnicos zoosanitarios enviados por el Ayuntamiento de Sevilla, además de Policía Local y unidades de protección civil. Fue necesaria la interrupción vial en la zona donde se encontraban los animales dando pie a un pequeño caos en el tráfico.

Los equinos pacían tranquilamente en los bajos de los puentes Juan Carlos I y Reina Sofía a primeras horas de la mañana ajenos al peligro que corrían y que podían ocasionar. Precisamente esta situación de riesgo fue la que dio la voz de alarma, ya que si invadían la ronda de circunvalación de la SE-30, el desastre sería cuantioso.

Efectivos del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona), también fueron dispuestos al servicio de la operación debiendo estar con los animales varias horas mientras que, agentes de la Unidad de Caballería y un helicóptero, peinaban la zona para asegurarse de que ningún caballo quedaba extraviado. Finalmente, se reunificó el grupo, y se entregó a la Policía Nacional.

Formando un total de 45 ejemplares, la manada fue trasladada en furgones de la Unidad de Caballería a la hacienda Villa Carmen, un terreno situado cerca del Charco de la Pava, donde permanecen bajo custodia policial hasta el día de hoy.

La crisis ha multiplicado el número de dueños, que, ante la imposibilidad de mantener a sus animales, los abandonan en zonas públicas. En este caso, el propietario de los caballos no se conformó con limitarse a esto, y acumula varias denuncias por no proporcionar a sus animales un cuidado óptimo. Maltrato. Ya en una ocasión anterior se notificó a las autoridades el mal estado de nutrición y mantenimiento en que este individuo tenía a los mismos caballos que, meses después, fueron abandonados a su suerte.

Esta vez en cambio, se ha producido una sanción administrativo-económica a la que el propietario tendrá que hacer frente mientras el resto de la ciudadanía, afrontamos una serie de casos de perjuicio contra los animales que, lejos de ser aislados, no dejan de sucederse.

Fotografía destacada procedente del archivo libre Morguefile

Dejar respuesta