La remontada como objetivo

0
130
Gareth Bale (25) anotó el segundo gol del Real Madrid./ Pablo Morquecho (flickr)
Gareth Bale (25) anotó el segundo gol del Real Madrid./ Pablo Morquecho (flickr)

El Real Madrid venció por un claro 3-0 al Espanyol en el Bernabéu y ya solo piensa en dar la vuelta a los octavos de Copa tras caer en la ida por 2-0 ante el Atlético de Madrid en el Calderón.

Los instantes previos al duelo en el feudo blanco volvieron a ser de celebración ya que los jugadores merengues ofrecieron a la afición el torneo de Campeones del Mundo conquistado recientemente. Pero tras la merecida ovación llegaba el momento triste de la tarde ya que se guardaba un respetuoso minuto de silencio en memoria de las víctimas de los ataques terroristas que en las últimas horas han sacudido Francia.

Con un sabor agridulce arrancaba un partido donde el Madrid estaba obligado a mostrar un cambio y volver a la senda victoriosa que le había abandonado en un inicio de año complicado por los malos resultados.

El Español (4-4-2 con Kiko Casilla, Arbilla, Colotto, González, Fuentes, Cañas, Víctor Sánchez, Jordán, Montañés, Caicedo y Sergio García) demostró que no iba a poner a los de Ancelotti (4-3-3 con Casillas, Arbeloa, Varane, Pepe, Coentrão, Isco, Kroos, James, Bale, Benzema y Ronaldo) las cosas fáciles y comenzó Caicedo con un aviso sobre la portería de Iker. Y Sergio García lo intentó con otro tiro que el capitán blanco atrapó sin problemas.

Apareció entonces la potente pegada blanca con claras ocasiones para Bale y Benzema, que estrelló su disparo en el palo de Casilla. Fue en el 14 cuando los locales se ponían por delante en el marcador gracias al gol anotado por James tras una precisa asistencia de CR7 para que el colombiano anotara por bajo el 1-0.

Tras el dominio inicial de los periquitos el Madrid, dirigido por un magistral Isco y un entonado y eficaz Kroos, se hacía el dueño del partido. En el 27 llegaba el 2-0 con un gol maravilloso de un cuestionado Bale. El galés lanzaba una falta directa de un modo magistral que relajaba un poco las miradas sobre un futbolista que parece no encontrar nunca el momento para ceder el balón a un compañero que esté mejor situado.

Los minutos eran una repetición de ataques blancos e intentos españolistas que no llegaban a nada gracias a la buena actuación de la defensa blanca. Se llegaba así al descanso con una sensación de superioridad absoluta de los locales.

El segundo tiempo se intuía como el momento perfecto para que Ronaldo, al que la afición recibió con una gran pancarta en la que se podía leer ‘Ronaldo, la leyenda’, anotara un nuevo gol para agrandar su cuenta, pero no pudo ser. El portugués acudirá a Zúrich el lunes con la esperanza de conquistar el que sería su tercer Balón de Oro y la afición le mostró un cariño especial a su delantero.

A los pocos minutos de la reanudación del duelo llegaba el susto de la tarde con una fuerte entrada de Coentrao sobre Cañas que dejaba a ambos futbolistas tendidos sobre el césped. Los dos se recuperaron y el luso fue expulsado. La situación la aprovechó Carletto para cambiar a James por Nacho y reforzar así la defensa de un conjunto que jugaría con 10 futbolistas buena parte de la recta final del enfrentamiento. Sergio hacía lo propio minutos después para reforzar el ataque con la entrada de Luque por Víctor.

El duelo avanzaba con un ritmo mucho menor que era interrumpido por los cambios. Illarra entró por Benzema y Stuani por Jordán. Y entonces llegó el gol de Nacho. El canterano anotaba el definitivo 3-0 en el 76 tras una buena combinación con Arbeloa con un potente remate ante el que nada pudo hacer Casilla. Un gran premio para la profesionalidad y el compromiso del defensa madridista.

Más de lo mismo en los minutos posteriores al gol, con la oportunidad de disfrutar del excelente momento de forma de Isco. En el tramo final llegaron los últimos cambios con la entrada de Khedira por Kroos y Sergio García por Abraham en un enfrentamiento sentenciado que llegaba a su fin con los dos equipos más pendientes de sus citas coperas que de otra cosa. Notable partido de los blancos que sellaban una victoria que pareció fácil y flojo encuentro del equipo catalán que fue de más a menos.

La próxima cita para el Madrid llegará el próximo jueves, 15 de enero, a las 20:00 horas en el Bernabéu. Deberá remontar el 2-0 en contra del Calderón si quiere pasar a cuartos de final de la Copa del Rey. En el club ya han comenzado a contagiar el entusiasmo a la afición y tanto Ancelotti (“hay que estar tranquilos porque el partido es difícil pero jugar en casa nos va a ayudar”), como Isco (“con el apoyo de la gente podemos remontarle al Atleti”), o Butragueño (“si se puede remontar en Copa, son 90 minutos muy largos”), se muestran esperanzados en poder remontar la eliminatoria.

Y tras este enfrentamiento el domingo acudirá, de nuevo en Liga, al Coliseum Alfonso Pérez para enfrentarse al Getafe, dirigido por Quique Sánchez Flores, a las 12.00 horas.

Dejar respuesta