365 amaneceres, el reto

0
347

“365 amaneceres” es el nombre del reto que el fotógrafo Leo Muñoz ha llevado a cabo durante un año en la localidad Riojana de Calahorra. Durante 365 días ha retratado la salida del sol desde diferentes perspectivas utilizando distintas técnicas fotográficas.

10704211_734077606639482_7450357760044284339_o (1)El francés Henri Cartier Bresson, considerado el padre del fotorreportaje decía que “Fotografiar es alinear la cabeza, el ojo y el corazón en la misma dirección” y precisamente eso es lo que ha hecho Leo Muñoz en su reto “365 amaneceres”. Durante un año ha recorrido cada mañana la ciudad riojana de Calahorra en busca de diferentes lugares, encuadres y ángulos con los que sorprender a sus seguidores que a través de Facebook han podido seguir de cerca las hazañas de este ingenioso fotógrafo. 

Podemos contemplar y admirar en sus fotografías las diferentes estaciones del año viendo cómo cambian los cielos. A veces teñidos de gris, otros de niebla, los hemos visto de colores rojizos, o de un azul intenso. Cielos que uno no se cansa de mirar y admirar. Así mismo la creatividad ha estado a la orden del día para no repetir escena o formas de fotografiar. En un lugar pequeño como es Calahorra, ha sabido extraer magia de cada rincón y crear ambientes de película. Podemos ver las plazas, parques y calles más importantes vistas de una forma diferente. Con su técnica fotográfica  ha conseguido sacar belleza incluso de donde es casi imposible; jugando con la velocidad de obturación, la luz y la distancia focal ha creado maravillas de lugares cotidianos.

Leo también ha tenido tiempo en sus 365 días para homenajear a sus ciudadanos, por lo que podemos ver dentro de su reto a bailarinas, gimnastas, cocineros, madres, fotógrafos o asociaciones de la ciudad, dando protagonismo y humanismo al reto. En sus fotografías, también podemos ver homenajes a días como el de hallowen, navidad, la llegada de los reyes magos, la semana santa  o las fiestas de la localidad.

Lo que era una afición, un paseo matutino antes de ir a trabajar, se convirtió en un reto. Y de un reto ha pasado a ser todo un fenómeno donde los propios Calagurritanos han participado, tanto delante del objetivo como detrás, aportando ideas y facilitando lugares desde donde el fotógrafo ha podido hacer la instantánea tan esperada del día.

Leo se ha superado cada día demostrando ingenio, creatividad, una técnica fotográfica inigualable y una fuerza de voluntad única. Hoy ha sido su ultimo madrugón para captar el amanecer calagurritano, último día en fotografiar las nubes, el cielo y el corazón de la ciudad. Hoy  puede estar tranquilo, satisfecho y feliz: el reto ha sido un éxito.

10497487_715302065183703_6116678944944007759_o

+Info: Página web del autor, donde se pueden ver las 365 fotografías.

Imágenes cedidas por el autor.

Dejar respuesta