J.R. Smith, de ‘Bad Boy’ a francotirador en el Madison Square Garden

1
488
Fuente: NBA Media Central
Fuente: NBA Media Central

Probablemente, el jugador de los New York Knicks J.R Smith es la máxima expresión en la actual NBA de un Bad Boy, más propio del baloncesto callejero del Rucker Park o las canchas plagadas de afroamericanos del Bronx que de la liga profesional de baloncesto de mayor nivel mundial.

Podríamos pensar que esos problemas de conducta de JR Smith provienen de su infancia como es habitual en este tipo de jugadores, pero en esta ocasión es algo distinto. El escolta de New Jersey era un dechado de talento para el baloncesto desde su infancia y fue su tío quien le introdujo en el mundo del basket cuando solamente tenía tres años. Sin embargo, la calidad de Smith salió a flote en su etapa de instituto desde donde daría el salto directamente a la NBA, en una decisión que marcaría el principio de su carrera. New Orleans sería la casa del excéntrico jugador cuando tan solo tenía 19 años.

En la ciudad del Jazz empezaron los verdaderos problemas disciplinarios del joven jugador. La calidad de J.R Smith era evidente, pero la rectitud que Byron Scott quería imponer en el vestuario no congeniaba demasiado con su carácter. El entrenador de los Hornets comenzó a cansarse de las continuas salidas de tono del escolta y dejó de contar con él apartándolo del equipo.

Esta ausencia de minutos hizo que el jugador comenzara a buscar un traspaso a otro equipo donde pudiese disfrutar de minutos. Chicago fue el destino elegido, pero decidió traspasarle a Denver cinco días después de adquirirle. En las Montañas Rocosas empieza su época dorada junto a Carmelo Anthony y Allen Iverson. El equipo de George Karl con su juego rápido y vistoso era el sitio perfecto para que J.R diese rienda suelta a su talento. El tirador de New Jersey, saliendo desde el banquillo, formaba un tridente demoledor junto a las dos estrellas de los Nuggets.

El lockout llevó a J.R Smith a la liga china, donde dejó buena huella de su calidad. Pero se le quedaba pequeña la competición, por lo que cuando tuvo la oportunidad de regresar a la NBA de la mano de los Knicks, no dudó ni un solo instante.

J.R Smith regresaba a la NBA para jugar en el equipo de la Gran Manzana nuevamente junto a Carmelo, del que volvería a ser su principal escudero. Los últimos meses de la temporada pasada con la llegada de Mike Woodson al banquillo de los Knicks sirvieron para que el escolta se consolidara en el Madison.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=l5s8aHosHJE[/youtube]

El momento clave de su carrera ha llegado esta temporada, cuando el jugador ha recibido el premio a ‘mejor sexto hombre’ de la temporada por su aportación desde el banquillo. Un rol clave para convertir a los Knicks en el segundo mejor equipo de la Conferencia Este.

Parece que sus problemas disciplinarios ya han desaparecido, aunque todavía tiene pequeñas salidas de tono como la del tercer partido de playoffs ante Boston Celtics, cuando le propinó un codazo en la boca a Jason Terry que acarreó un partido de sanción.

El escolta está convencido de terminar su carrera en el Madison, aunque este verano quiere salir al mercado para comprobar cuál puede ser su valor entre el resto de equipos de la liga.

  

1 Comentario

Dejar respuesta