La Fundación Aladina y el servicio a los niños y adolescentes enfermes de cáncer

0
122

Aunque Madrid es capital cultural y renueva cada temporada su gran oferta de ocio, para todos los gustos y públicos, no todo el mundo puede acceder a ella. Es el caso de los enfermos crónicos y en tratamiento, para ellos y sus familias muchas veces es imposible desplazarse a realizar actividades culturales. Este vacío lo llenan asociaciones y fundaciones que les apoyan cada día en los hospitales. Un gran ejemplo de ello es la Fundación Aladina, especializada en atención y cuidado a niños y adolescentes enfermos de cáncer.

Fundacion aladinaMientras muchos de nosotros vamos de vez en cuando al cine, al teatro o la discoteca, otros asisten a cursos de formación, exposiciones, museos… y algunos sencillamente prefieren ir a tomar una caña o refresco, disfrutando de la compañía de los amigos. Actividades todas ellas casi cotidianas, sencillas, necesarias para nosotros como seres sociales que somos y que, sin embargo, se presentan como algo difícil, cuando no imposible, para muchas de las personas que nos rodean. Es el caso de aquellos que sufren enfermedades difíciles y largas, que requieren tratamiento y temporadas en el hospital. Muchas veces son niños, que necesitan más que nadie divertirse y seguir aprendiendo dejando a un lado el drama que viven.

En este contexto surgió la Fundación Aladina  en 2005, entendiendo la necesidad de dar apoyo a niños y adolescentes enfermos de cáncer y sus familias. Es una entidad privada sin ánimo de lucro que trabaja en el Hospital Universitario Infantil Niño Jesús y en el Hospital General Universitario Gregorio Marañón. La iniciativa llegó de manos de Paco Arango, quien tras diversas experiencias en voluntariado decidió dar un paso más creando esta fundación con una premisa básica: “la magia existe y los milagros también, pero como a veces tardan en llegar, la Fundación Aladina intentará que, mientras, ese tiempo en el hospital pase de la mejor forma posible.”

Aladina está formada por un grupo de expertos y entregados voluntarios que cada día acompañan a los niños y familias, dándoles apoyo material y psicológico. En las salas del hospital habilitadas para ello todos pueden utilizar ordenadores, consolas NintendoDS y PSP, videojuegos y películas. Además, en la Unidad de Oncología del Niño Jesús han creado una “Sala de Adolescentes”, espacio exclusivo para jóvenes lleno de material artístico y audiovisual. También se realizan periódicamente talleres y diversas actividades lúdicas adecuadas a cada franja de edad. El taller de Reiki y las tardes de cine son de los más populares.

simulador_de_vuelo

Una de las últimas actividades que han disfrutado niños y familiares en el Niño Jesús ha sido pilotar un simulador de vuelo, traje oficial y licencia incluidos. Estuvieron coordinados por Jesús Ruiz Gálvez, profesor de ciencias en el IES Dionisio Aguado y de Didáctica, Nuevas Tecnologías y Atención a la Diversidad en la UAM. Era su tercera experiencia haciendo actividades en el hospital, en anteriores ocasiones había realizado sesiones de astronomía con mucho éxito entre los niños que auguran una cuarta vez.

Pero lo más importante de toda esta labor de dedicación voluntaria que realiza la fundación y los colaboradores esporádicos como Jesús, es el importante apoyo psicológico que se da a las familias. La atención diaria en cada etapa de la enfermedad abre un espacio donde recibir ayuda terapéutica y personalizada, bridando todos los recursos necesarios para ellos.

En palabras del fundador: “Las batallas son largas y algunas se pierden, pero al final el amor y el cariño son lo que sobresale de toda esta experiencia.”

Imagen de Raquel Rero

Dejar respuesta