La conquista del Dakar de Laia Sanz

0
243

Laia Sanz consiguió finalizar en el puesto 93 de la clasificación general del Rally Dakar, el que es considerado el rally más complicado y difícil del mundo, con un recorrido de 8.423 kilómetros para la categoría de motos en 14 etapas. Este resultado le permitió proclamarse campeona femenina (donde tan solo la italiana Camelia Liparoti, en quads, pudo terminar) en una prueba marcada por las dificultades.

Laia Sanz fue manteada a su llegada a Barcelona. Fotografía: Laia Sanz.
Laia Sanz fue manteada a su llegada a Barcelona. Fotografía: Laia Sanz.

Las lesiones sufridas a lo largo de la temporada que la obligaron a pasar por quirófano y permanecer cinco meses parada no prometían un rally fácil, porque Laia Sanz podía resentirse de las lesiones que le afectaron al pie y la rodilla, pero cruzar la meta en Chile fue un éxito extraordinario, demostrando que está recuperada.

Otra preocupación que tenía Sanz en el momento de tomar la salida en Lima, era comprobar la adaptación que tendría con su nueva moto, una Gas Gas EC 450 Raid, porque tuvo el tiempo justo para ponerla a punto, pero pese al temor, pudo cruzar la meta por tercera vez consecutiva en su carrera.

El Dakar, que este año cumplía su edición número 35 y se disputó entre Perú, Argentina y Chile, comenzó dentro de las expectativas y los planes que se había marcado Laia. En la octava etapa logró cruzar la meta en una sensacional decimotercera posición. Pero la clave de su éxito estuvo en la novena etapa que, si bien pudo alejarla de la competición, finalmente le sirvió de estímulo para competir con más fuerza. El motor se estropeó y fue remolcada por lo que no pudo descansar y afrontó la décima etapa sin apenas dormir. Lejos de acusar el cansancio, logró cruzar la meta en la 25ª posición, colocándola de lleno en la lucha.

El resto de etapas fueron una batalla agotadora en la que tuvo que superar averías, caídas y bajones físicos, pero gracias a su fuerza mental no se vino abajo anímicamente y pudo no sólo terminar el rally, sino, a pesar de finalizar en la peor clasificación de todas en las que ha participado, convertirse en la primera mujer en atravesar la línea de llegada.

La catalana, que reconoció sentirse exhausta, se mostró muy orgullosa nada más terminar la prueba: “Estoy muy contenta por haber acabado los tres Dakar que he disputado, que es algo muy difícil y no hay mucha gente que pueda decirlo. Vuelvo a casa satisfecha porque creo que lo he hecho muy bien”.

La gran decepción del rally fue la participación de un siempre luchador Carlos Sainz, que tuvo que enfrentarse a demasiados problemas a bordo de su buggy. El piloto madrileño se alzó con la victoria en la primera etapa, pero tras tener que soportar decisiones muy controvertidas por parte de la dirección de carrera y en la sexta etapa sufrir problemas en su coche al quedarse sin combustible, se vio obligado a abandonar tras romper el motor. A pesar de todo, el campeón español, no dudó en calificarlo como una buena experiencia y aseguró que volverá a intentarlo.

Laia Sanz, la mujer más laureada en la historia del motor, fue recibida en el aeropuerto de Barcelona por familiares y aficionados, e intentará continuar con la dinámica ganadora que la llevó el año pasado a alzarse con su duodécimo Mundial de trial y el primero de enduro. Ahora, tras celebrar su exitosa participación en el Dakar, únicamente piensa en descansar y prepararse para la próxima competición.

 

Dejar respuesta