El ilusionante Inter de Stramaccioni

1
98

A pesar de la derrota frente a la Lazio, el Inter se mantiene momentáneamente en segunda posición por detrás de una Juventus que lidera la clasificación en solitario. Los focos estaban puestos en la estrategia que emplearía Andrea Stramaccioni, que esta vez no acertó en su planteamiento ya que de tanto esperar terminó encajando un gol en la recta final de un enfrentamiento que supone un inesperado paso atrás para un equipo que está realizando un gran comienzo de temporada.

Andrea Stramaccioni le ha cambiado la cara por completo al Inter. Fotografía: Roberta Accetulli
Andrea Stramaccioni le ha cambiado la cara por completo al Inter. Fotografía: Roberta Accetulli

El Olímpico de Roma acogía un partido apasionante entre dos equipos que, con permiso de la Juventus, aspiran a protagonizar el Scudetto. El Inter, como segundo; y la Lazio, desde la cuarta posición, aseguraban una tarde llena de emoción. Pero el encuentro llegó al descanso con 0-0 en el marcador, lo que dejaba para la segunda mitad un partido abierto donde el Inter debía tomar la alternativa ante el flojo dominio de la Lazio. Fue una primera mitad que rozó el aburrimiento, con pocas ocasiones y poco juego.

Los de Andrea Stramaccioni dominaron la segunda parte, aunque sin concretar ocasiones claras. Freddy Guarín y Antonio Cassano estrellaron dos balones en el palo, y se pidió un posible penalti sobre Andrea Ranocchia, pero el incombustible Miroslav Klose marcó el 1-0 cuando quedaban menos de diez minutos para la conclusión. A pesar de haber merecido la victoria, los de Milán ven frenada su caza a la Juve. El equipo de Vladimir Petkovic sacó petróleo de un duelo en el que no mereció tanto premio, ya que le coloca a un solo punto del Inter. Tal vez el esperar atrás para aprovechar luego un contraataque exitoso que no llegó fue la clave para que los de Strama se dejaran los tres puntos. Su análisis posterior fue en esa dirección: “Nos han faltado algunas cosas en el primer tiempo pero el Inter tras el descanso ha entrado con un espíritu distinto. Quizá aún no somos tan fuertes como para superar determinados episodios pero el fútbol es así. La Lazio hizo un gran primer tiempo y quizá  no merecíamos ganar pero tampoco perder”.

A pesar de este traspié no debe pasar desapercibida la irrupción de un entrenador que ya está dando mucho que hablar, y que está ejerciendo una influencia en el club y en los aficionados que no se vivía desde la marcha de José Mourinho. Andrea Stramaccioni es el artífice de este renovado Inter que ha vuelto a ilusionar a una afición que a pesar de haber sufrido un gran desengaño por no poder disputar la Champion League confía en sus posibilidades en el campeonato italiano y en lograr la Europa League, competición en la que pasaron a segunda ronda con relativa facilidad.

Tras entrenar con gran éxito en la cantera recibió el encargo de entrenar al primer equipo como “un sueño bellísimo”. El atrevimiento del presidente Massimo Moratti al apostar por un desconocido parecía algo descabellado, pero el trabajo duro y metódico parece que comienza a dar sus frutos. Cogió el equipo en marzo, en mitad de la pasada temporada, tras el despido de Claudio Ranieri, y ha conseguido en muy poco tiempo la identificación de todos sus jugadores con su filosofía.

Tal vez el caso de Wesley Sneijder es el único que le ha provocado más de un quebradero de cabeza. El talentoso e inconstante futbolista holandés no quiere aceptar una renovación a la baja y pretende abandonar el club, incluso en el próximo mercado de invierno. Stramaccioni lleva meses sin contar con él (no juega desde septiembre), a pesar de que fue pieza clave en los éxitos más recientes del equipo. El entrenador asegura que no cuenta con él por una decisión deportiva pero a nadie se le escapa el pulso que mantienen la directiva y el jugador, que no va ni convocado: “Todas las decisiones tomadas sobre mis jugadores se hacen en base a mis evaluaciones. Si Sneijder juega o es convocado es decisión mía, de nadie más. Está entrenando con sus compañeros y lo está haciendo bien, espero no tener que responder más preguntas sobre el tema, creo que ya he hablado suficiente”.

El holandés, al que el sindicato internacional de futbolistas está apoyando, aseguraba hace unos días su incredulidad por todo lo sucedido: “¿Cómo puedo aceptar un nuevo y peor contrato si ni siquiera aparezco en la alineación?”.

El joven entrenador de 36 años ha sabido gestionar una plantilla que mezcla a veteranos como Javier Zanetti, Diego Milito, Cassano, Esteban Cambiasso o Walter Samuel con otros futbolistas que buscan la consagración, como el colombiano Guarín y el portero eslovaco Samir Handanovic. Entre todos están convirtiendo al Inter en un claro aspirante al título a pesar del último tropiezo.

1 Comentario

Dejar respuesta