25 años con ‘Fergie’

0
184

El entrenador del Manchester United, Alex Ferguson, cumple veinticinco años al frente del equipo. Una hazaña extraordinaria que celebrará, casi al mismo tiempo que su 70º cumpleaños, entre los incesantes rumores sobre cuándo será el momento en que decida abandonar el banquillo y quién será su sucesor en Old Trafford. Sabe que el que le reemplace no tendrá fácil igualar sus registros y mucho menos su influencia.

Hace unos años no dudaba en quitarse la presión de su sucesión con unas desafiantes declaraciones muy a su estilo: “Desafortunadamente para muchos de vosotros, estoy fuerte, así que tendréis que sufrirme muchos más años. Os habréis ido vosotros antes que yo, no os preocupéis”.

No es Sir Alex un tipo amable. No se muerde la lengua si tiene que mandar recados a sus jugadores a través de la prensa y no se corta a la hora de arremeter contra los rivales. Pero cuando eres una institución andante del fútbol mundial tampoco tienes mucho interés en resultar políticamente correcto. Y es mejor así; el escocés no está dispuesto a renunciar a sus ideales para caer bien a nadie o para transmitir falsos valores. Es como es y no quiere impresionar a nadie; solo quiere competir y ganar, no hacer poesía. No emplea buenos modales, falta al respeto bastante a menudo (a árbitros, compañeros, periodistas y rivales. El Real Madrid y Rafa Benítez son sus favoritos en los últimos tiempos) y no sonríe mucho fuera del campo, pero eso no importa al hacer un recorrido por sus logros profesionales.

Cuando en 1986 fue nombrado entrenador del United nadie podía imaginar que veinticinco años después seguiría dirigiendo a los diablos rojos con semejante éxito, pero su excelente implicación en el equipo y la confianza de los dirigentes le mantienen como máxima autoridad. A lo largo de los años han pasado jugadores, ayudantes y directivos; y Ferguson, con un papel discreto en sus años como jugador, nunca ha perdido cuota de poder y admiración como entrenador. Sus jugadores saben que puede actuar como un amigo que se sienta con ellos a jugar a las cartas con total naturalidad o el crítico más duro hacia su trabajo, y es quizás en el dominio de esa técnica donde ha encontrado la clave para su éxito.

Ante su récord se muestra encantado a la vez que no quiere dar pistas de su futuro más inmediato: “Ha sido una temporada absolutamente increíble y algo que nunca imaginé. El hecho de que haya durado tanto tiempo ha sido como un cuento de hadas, y lo aprecio. He tenido la fortuna de dirigir a algunos de los mejores futbolistas que han existido y cuando los recuerdo pienso en lo afortunado que he sido. Es increíble cuando ves quién ha pasado por aquí: Bryan Robson, Norman Whiteside, Brian McClair, Mark Hughes, Paul Ince, Roy Keane, Eric Cantona… Qué maravilloso grupo de estupendos jugadores. Es difícil pensar que en realidad dirigí a todos estos jugadores durante tanto tiempo. Hoy, contamos con futbolistas con distintas personalidades y de distintas culturas. Seguiré siempre y cuando me sienta suficientemente sano para hacerlo. En la dirección técnica, las cosas cambian conforme pasan los años. Es muy distinto ahora, comparado con hace siete u ocho años. Muchas cosas han cambiado”.

Se puede asegurar que se trata del director técnico más exitoso del fútbol inglés con sus treinta y seis copas ganadas (de las 59 que tiene el Manchester) y aunque sus comienzos no fueron fáciles, ha sabido dejar una huella imborrable. Comenzó en el East Stirlingshire en 1974, luego en el St Mirren hasta 1978 y se doctoró en el Aberdeen donde ganó tres títulos dela Ligaescocesa, cuatro Copas, una Copa dela Ligay una Recopa de Europa.

Aterrizó en Manchester en 1986 tras la marcha de Atkinson y se hizo cargo de un equipo en horas bajas que rozaba las plazas de descenso. Se centró en el objetivo de salvarse y ocupar un lugar digno y logró terminar el año en mitad de la tabla. Eran tiempos dominados por el Liverpool y entendió que debía trabajar para el futuro: “Lo que hago no es para hoy, es para mañana. Será la base del éxito futuro. Estoy embadurnando las paredes del estadio y del campo de entrenamiento con mentalidad ganadora“.

En su segundo intento el United acabó segundo por detrás del Liverpool y a la tercera fue la vencida logrando su primer título: la FA Cupfrente al Nottingham Forest. Al año siguiente la Recopade Europa (derrotando al Barcelona) y la Supercopade Europa. Pero fue el título de campeón de la Premierdel año 92-93 el que le convirtió en un héroe para una afición que llevaba más de 26 años sin disfrutarla. Lo logró con la filosofía: “Control. Manejar el cambio. Y observación“.

Y los éxitos no pararon de llegar desde entonces: ligas, copas y la más deseada:la Copade Europa. Fue en la 98-99 cuando el Manchester se convirtió en el rey de Europa al ganarla Premier,la Copayla Copade Europa. La noche y el modo en que lo consiguió pasarán a la historia del fútbol como la final más emocionante y sorprendente de todas. Sucedió en el campo del Barcelona, se enfrentaban al Bayern de Munich y remontaron un épico partido en el tiempo de descuento para alzarse campeones. Perdían 1-0 desde el minuto 6 (Basler) y en los minutos 92 y 93 dieron la vuelta al marcador con goles de Sheringham y Solskjaer en una memorable final. Inolvidable.

Los títulos y los reconocimientos personales no cesaron aunque el más importante fue el nombramiento de Fergie como “Sir”. Dos Balones de Oro como mejor entrenador (99 y 07) o mejor técnico del año entregado porla UEFA (07 y 08) amplían su historial particular. Admirar sus títulos da muestras del legado de su trabajo: doce Ligas, dos Copas de Europa, cinco FA Cup, cuatro Copas de la Liga, una Intercontinental, un Mundialito de clubes…

Sólo el francés Guy Roux (técnico del Auxerre por 44 años) ha permanecido más tiempo dirigiendo a un mismo equipo que el escocés. En el United, Sir Matt Busby dirigió al equipo 24 años, por lo que Ferguson es ya la mayor institución en el banquillo del equipo.

Ha entrenado grandes jugadores como Butt, Scholes, Giggs, los Neville o Beckham, que protagonizaron sus mejores años, con una leyenda bajo los palos: el grandísimo y hoy poco valorado portero danés, Peter Schmeichel. Hay opiniones para todos los gustos pero incluso los más críticos con sus formas, en demasiadas ocasiones grotescas y maleducadas, se rinden ante su método de trabajo.

El escocés fue capaz de desquiciar al siempre caballero David Beckham tras lanzarle una bota a la cara que le partió la ceja tras una derrota (queriendo o no, eso solo lo sabe él): “Me lancé a por el jefe. No sé si alguna vez en mi vida he perdido el control de esa manera… Se pusieron de pie un par de chicos. Me agarró Giggs primero, luego Gary (Neville) y Ruud van Nistelrooy. Y de pronto, fue como vivir una escena loca de una película de gangsters“. Pero incluso después del incidente no tiene reparos en reconocerle su trabajo: “No puede ser mejor de lo que ya es en lo que hace, ha probado año tras año, equipo a equipo, jugador a jugador, que es un increíble mánager. Cambiar a los jugadores alrededor suyo como lo hizo durante los años y seguir teniendo éxito es increíble”.

También Cristiano Ronaldo tiene palabras de agradecimiento al hombre que confió en él para despuntar en Europa: “Sir Alex Ferguson es como un segundo padre para mí. Me ayudó mucho a mejorar, como ahora lo está haciendo José Mourinho. Los dos son entrenadores con mucha experiencia, que han ganado muchas cosas y, para mí, los mejores”.

Aunque tal vez sea Eric Cantona el que mejor defina el significado de la figura del técnico de Glasgow: “Ferguson ha conseguido que ganar no sea lo más importante cuando juegas para el Manchester. Es lo único importante”. Uno de los grandes valores del entrenador ha sido sacar el mejor partido a todos sus jugadores; a veces con un método de motivación agresivo, pero siempre buscando lo mejor para el equipo y para el futbolista.

Muchos ven en su modo de entrenar, duro aunque fraternal, un ejemplo, pero Fergie tiene muy claro quién es su favorito: “El ejemplo perfecto para mí de entrenador fue Bobby Robson”. Y no tiene dudas para elegir a quién ve más parecido a él cuando empezó su carrera entrenando: “Mourinho es como yo cuando era joven. Tenía el mismo entusiasmo. Los aficionados entienden que él pelea por ellos y por el equipo”.

No escatima el del United para decir todo aquello que quiere sin importarle las consecuencias. El pasado verano sin ir más lejos lanzó un ataque frontal a su propia federación: “La FApodría percatarse de qué club en el mundo ha dado más jugadores para su país. Quizás se den cuenta de lo importante que somos para Inglaterra en lugar de tratarnos como mierda” a consecuencia de la llamada de Capello a ocho jugadores para dos partidos de clasificación parala Eurocopa.

Y no tuvo reparos en decir lo que sentía tras la terrible derrota en el Teatro de los Sueños contra el City recientemente: “Fue el peor día de nuestra historia. Incluso como jugador, no creo que nunca perdiera por 1-6. No puedo creerme este marcador”. Mancini antes del encuentro aprovechó para ensalzar su figura: “Tengo un gran respeto por él. Ferguson lo ha ganado todo durante 25 años, es un maestro y yo soy un alumno. A su edad quiere seguir ganando y no es solamente una lección para mí, sino para todos los técnicos jóvenes. Es difícil llegar a esa edad y tener la misma fuerza todos los días, de querer ganar todos los partidos”.

El mítico Bobby Charlton no duda en mostrarle su cariño: “Es un gran muchacho y lo adoro. Creo que es la cosa más fantástica que le sucedió al Manchester United .He estado tan cerca de él realmente más que cualquier otra persona, pero todavía no sé todas las cosas que hay en su mente. Es un genio. Su físico sugiere que no hay razón por la no deba seguir haciéndolo. Creo que eso es lo que ocurrirá. Es una pena por nuestros rivales. No se deben alegrar mucho de que pueda seguir aquí durante otros cinco o diez años. Para el resto de clubes es impensable que siga. Pero es un placer para los aficionados del Manchester United”.

Es un aniversario envidiable en los tiempos que corren, y más enla Ligaespañola, donde a las primeras de cambio el que primero paga los malos resultados es el entrenador. Es un ejemplo como profesional. Son muchos los que le tachan de hipócrita (por decir que los demás equipos gastan mucho), de aprovecharse de su poder (con la designación de los árbitros) o de ser un maleducado, pero es indudable que, dejando todo eso al margen, se trata de uno de los mejores entrenadores de todos los tiempos y es justo felicitarle por el impresionante e irrepetible legado que deja en el fútbol.

Me siento bien y cuando me vaya, antes habré elegido a mi sustituto“. Al final va a ser cierto que Ferguson controla cada movimiento que sucede en el Manchester United.

 

Fuentes del texto:

Elaboración propia.

www.as.com

www.marca.com

www.manutd.com/

Fuentes de las fotografías:

www.marca.com

Dejar respuesta