Chema de la Peña y Ginés García Millán nos hablan acerca su 23-F

1
492

El 23-F está más de actualidad que nunca, y no sólo porque en este 2011 se cumpla su 30 aniversario, sino porque ha sido la fecha elegida para que el director Chema de la Peña presente su nueva película basada en los acontecimientos de aquel día y que lleva por título -¡cómo no!- 23-F. La película se centra en las figuras de Tejero, Armada y Juan Carlos I, relatando los hechos desde la llegada de los golpistas al hemiciclo hasta su rendición y está protagonizada por Paco Tous, Fernando Cayo, Juan Diego y Ginés García Millán. El propio Ginés Chema, su director, nos han contado muchas cosas sobre la película en esta entrevista.

Pregunta: ¿Cómo surgió el proyecto?
Chema de la Peña:
El proyecto de 23-F arrancó de LAZONA, que es una productora que llevan dos hermanos, Ignacio y Gonzalo Salazar-Simpson. Me llamaron con el proyecto en una fase embrionaria, tenían una primera versión del guión que habían escrito con Joaquín Andújar, y a partir de ahí nos pusimos a trabajar, a reescribir el guión. Después empezamos a hacer castings y luego ha ido rodado, porque como teníamos en la cabeza estrenarla el 23-F de 2011 –que era el 30 aniversario- ha ido todo a veces demasiado deprisa, pero bien, con la intensidad suficiente como para dejarnos la piel.

P: La miniserie que se hizo sobre el 23-F está muy presente (es de 2009), ¿tiene alguna relación con la película?
ChP:
No. De entrada es un género totalmente distinto, a nivel presupuestario, a nivel de concepto de casting, trabajo con los actores, a nivel de las localizaciones donde se han rodado…  el lenguaje narrativo y la propuesta es cine. No tiene nada que ver con el otro género, que es más televisivo.

P: Es interesante el enfoque que se le da a la película, pues se centra sobre todo en la trama de los militares
ChP:
Esa es una de las opciones que teníamos, decidimos apostar por la trama nuclear del triángulo entre Tejero, Armada y el Rey… antes hablando con Ginés, decía que hacia donde mires hay una película. Con los políticos hay una película del 23-F, con los periodistas también… pero nosotros decidimos ir un poco a contar que sucedió a través de estos personajes protagonistas.

P: En lo que concierne a los políticos, que están en un segundo plano, el personaje de Adolfo es quien lleva la voz cantante. Vemos por ejemplo que Carrillo no dice más de cuatro frases en toda la película.
Ginés García Millán:
Sí bueno, eso son opciones del director o del guión. Lo que sí que es verdad que en este caso Adolfo Suárez es un poco la boca del sentir político; y lo que dice en la escena con Tejero por la defensa de toda esa gente que cree en la democracia y que está apostando por salir adelante. Yo creo que es un poco la idea por el metraje ¿no te parece?

ChP: Sí, hay que elegir. En un hecho con el 23-F tienes que estar definiendo a cada momento porque hay cantidad de acontecimientos donde mirar. La apuesta era limitar el tiempo desde que llega Tejero a las 6.20 hasta que sale al día siguiente a las 12, esas 16 horas y media eran la limitación temporal; y dentro de ese tiempo, los sitios importantes donde se decidieron las cosas. Y a partir de ahí ya los personajes. Quedan muchas cosas por desarrollar pero el cine es lo que tiene, que no es una novela como cuando escribe Javier Cercas que no tiene limitación y puede tirarse ocho capítulos describiendo las sensaciones de Suárez cuando entró Tejero (risas).

GGM: Es que es un hecho tan importante y tan fascinante cinematográficamente… lo hemos hablado muchas veces, donde pongas la cámara tienes una película diferente. Puedes ponerla en el político, puedes ponerla en la gente que está trabajando en el congreso, en la gente que está en la oficina trabajando, en su casa… que me parece otro punto de vista que creo que no se ha hecho, pero ese momento de la gente en sus casas, cada uno con su postura, con su ideología y con su miedo me parece también otra película muy interesante. Ahí aparecerían  de fondo las imágenes o las marchas militares de la radio. Pero la gente en sus casas… me parece que es una historia fascinante.

P: El 23-F, como la transición, es un tema que sigue muy presente y es posible que haya gente que se pueda molestar
ChP:
Sí, yo creo que eso es evidente, que la película si algo tiene es que va a obligar al espectador a posicionarse, para un lado para el otro, y bueno, a nivel político supongo que habrá gente que no le guste, que genere cierta polémica, pero bueno. Por un lado hay una intención de contar todo lo que sucedió, lo que está contrastado; y por otro lado es inevitable levantar suspicacias o que la gente se posicione y la critique. Yo creo que forma parte del juego.

GGM: Está bien que los proyectos o las películas generen este tipo de cosas. Evidentemente habrá gente que se posicione en un sitio o en otro. A unos no les gustará, otros pensarán… pero bueno, ahí está. Eso es positivo siempre.

P: Lo que sí queda claro desde el principio del film es la postura del rey y Adolfo, que según se dice se posicionaron contra el golpe con firmeza.
ChP:
Yo creo que son los dos personajes clave de la transición, el rey Juan Carlos y Suárez, y ellos desde el minuto cero que murió Franco pelearon por traer aquí la democracia y eran los principales representantes de ese movimiento. Aquella noche ellos se sintieron especialmente capacitados como para dar el golpe.

GGM: Y en ese momento además, que creo que personalmente es un momento muy interesante, porque en ese momento no se hablaban mucho, había una distancia muy grande entre ellos, parece ser.

P: Ginés, esta es la segunda vez que interpretas a Suárez, ¿la preparación cambia de un proyecto a otro o al ser el mismo personaje se afronta de forma parecida?
GGM:
Bueno, yo creo que la base del personaje está, porque como tuve la fortuna de hacerlo antes para una serie de televisión, pues bueno, me documenté mucho y trabajé el personaje pues, nuevamente. Tú puedes hacer Hamlet muchas veces y según qué director lo haga y el enfoque, el punto de vista que tenga, siempre habrá matices diferentes. Esta es la riqueza de los grandes personajes, y en este caso me parece que es un gran personaje y que cada vez que lo haga puede tener matices diferentes. Yo no tenía en principio la intención de volver a hacer ese personaje, y lo hice porque conozco a Chema de hace muchos años, me parecía interesante como trabaja y la implicación que pone en sus proyectos y luego porque también conozco a los productores, hice teatro con ellos y bueno, fue una cosa también personal.

P: ¿Te has documentado o asesorado de alguna forma en particular?
GGM:
He leído y he visto documentales, y luego he tenido la fortuna también de haber conseguido algún testimonio personal de gente que lo conoció, y esos son impagables.

P: Lo curioso es que repites también con Fernando, que al igual que en la miniserie ‘Adolfo Suárez’ vuelve a hacer de rey.
GGM:
También, lo que pasa es que desgraciadamente en este caso Chema de la Peña no nos ha juntado, no tenemos ninguna secuencia porque a Adolfo lo metieron allí en el cuarto y ahí se quedó. Hablaba con alguien porque iba Tejero de vez en cuando a verlo. La verdad es que es curioso. También nos reímos con esto, que a ver si el año que viene nos dan el anuncio del Corte Inglés o algo (risas): “El rey y Adolfo Suárez comprando en las rebajas del Corte Inglés”.

P: ¿El contar con Ginés y Fernando para interpretar papeles que ya habían hecho a qué se ha debido?
ChP:
En el caso de Ginés ya ha contado un poco como sucedió y en el caso de Fernando, él es el prota de mi primera película. Entonces bueno, la idea era contar con él, porque creo que es un maravilloso actor y es lo que dice Ginés, que aunque sea el mismo personaje creo que ellos no se repiten. Son situaciones distintas, también ha pasado el tiempo desde que habían interpretado el otro personaje, han madurado, y siempre hay algo distinto que se puede sacar.

P: En cuanto al rodaje, ha sido en el mismo Congreso ¿no?
ChP:
Sí, una de las intenciones de la película era la de rodar en los escenarios naturales donde transcurrieron todos los acontecimientos. Y después de muchas peleas el productor consiguió autorización para rodar en el Congreso de los diputados, en el palacio de Buenavista, la Junta de Jefes del Estado Mayor… formaba parte un poco del proceso de este punto de contar las cosas tal y como fueron y donde sucedieron.

P: ¿Qué ha sido lo más complicado del rodaje?
ChP:
De entrada, el hecho de la autorización de rodar en el Congreso en realidad fue un regalo envenenado, porque tuvimos tres días de rodaje, cuando en realidad el plan de rodaje marcaba 10 (risas). Entonces hicimos un plan muy agresivo con muchas cámaras y además el arranque del rodaje fue allí. Era “si salimos airosos de esto, ya… lo que sea” (risas).

P: Supongo que eso haría que el rodaje fuera más intenso
GGM:
Sí, pero eso a veces está muy bien. A mí me parece una locura, pero a veces se genera esa tensión que es necesaria, que son los pequeños conflictos, tener que lidiar con todo el mundo y tener que cumplir un plazo y unas horas. Pero eso también genera una adrenalina que está muy bien.

P: ¿Habéis tenido algún tipo de asesoramiento a la hora de recrear los hechos?
ChP:
Empezamos entrevistando a los implicados: a periodistas, a políticos, a militares… Entrevistas que están grabadas y que fueron previas a la escritura del guión, y durante esta también. Había una intención clara de sacar nuestras propias conclusiones y a partir de ahí elaborar un poco la película. Y por otro lado, durante todo el tiempo de rodaje teníamos un asesor militar, pero no tanto para las cuestiones de trama y guión, sino para todo el formalismo militar: las entradas, los saludos, las condecoraciones y todo este tipo de cosas que teníamos que cuidar mucho.

P: Bueno, para acabar, ¿cómo ha sido el meterse en un proyecto acerca de un hecho que habéis vivido y está en vuestro recuerdo?
GGM:
Eso es muy bonito, es una suerte estar en algo así que tú has vivido y poder hacerlo. Es un orgullo y una cosa muy bonita para cualquier director o para los actores.

ChP: En mi caso mucha gente pregunta: “joder y el peso de la responsabilidad de la primera película que se hace sobre esto, que no hay tradición de hacer trhiller político aquí en España”. Pero yo no sé si seré un poco insensato, porque lo que he sentido ha sido excitación y placer. Durante todo este tiempo era como: “me apetece muchísimo hacer esta película”, creo que es una oportunidad maravillosa para trabajar con unos actores maravillosos, para contarle a la gente lo que pasó… me siento un privilegiado.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=cu4vdfx5vY0[/youtube]

Foto:
Daniel Lobato
Imágenes rodaje:
Warner Bros.

1 Comentario

Dejar respuesta