23-F: El coloquio

2
708

¡Quieto todo el mundo! Treinta años han pasado desde que Antonio Tejero y sus hombres irrumpieron en el Congreso de los Diputados durante la sesión de votación para la investidura del candidato a la Presidencia del Gobierno, Leopoldo Calvo-Sotelo. A pesar del tiempo transcurrido, no se olvida este episodio en el que el intento fallido de Golpe de Estado hiciera que los españoles temieran de nuevo por sus libertades.

Lunes. El salón de actos de la Facultad de Ciencias de la Información se sumerge en política, en Historia. Cinéfilos y curiosos toman asiento para aprender, compartir y algunos, descubrir, los entresijos de ese 23-F en el que anécdotas y documentos toman protagonismo de la mano de Chema de la Peña, el director de 23-F: la película. Se apagan las luces y retrocedemos treinta años atrás donde los fieros leones de las puertas del Congreso giran su mirada hacia el interior del hemiciclo.El reto que se plantea la dirección de este film era conseguir que un espectador que no tuviera noción sobre el 23-F, se sienta atrapado por la tensión de los hechos. Se abrocha los botones de su impecable uniforme y se reajusta el tricornio el teniente coronel Tejero. Así comienza la pieza. Con la música, el eterno humo de los cigarros que envuelven y forman parte de escenas decisivas, y la combinación entre la ficción con documentos televisivos y radiofónicos reales, nos traslada a un hecho real narrado cronológicamente e ilustrado con imágenes que cortan la respiración del espectador.

Armada, Milens y Tejero intentan reconducir el país. El Rey desde su despacho, intenta contener al ejército y organizar las fuerzas civiles. Como telón de fondo, la sociedad española que sufre en su piel minuto a minuto todo lo que ocurre, acompañada de la radio y la televisión que retransmiten todo lo que se vive en el Congreso y fuera de él. Paco Tous, Juan Diego, Fernando Cayo y Ginés García ponen voz y carácter a estos inolvidables personajes de nuestro panorama político español. Una película que más que un guiño histórico, despierta en el espectador las ganas por conocer más sobre lo acontecido. El creador nos traslada a una lectura tanto de sainete como shakesperiana donde los personajes convergen en una complicada sociedad.

“Hubo terror, amenaza y muerte durante toda la noche”, explica el profesor Manuel Núñez Encabo que vivió con intensidad ese día en el lugar de los hechos.

Tras la proyección, el profesor Ildefonso Soriano da paso al director acompañado del actor Ginés García, Manuel Hernández, un fotógrafo de la Agencia EFE que estuvo presente en el Congreso y el profesor Manuel Núñez Encabo, que también vivió aquello siendo diputado en ese momento. Juntos comparten sus vivencias y su trabajo con los alumnos de la Facultad.

“Os invito a que tengáis vuestro propio juicio crítico y vuestra propia opinión sobre lo que pasó esa noche”, propone con entusiasmo Chema de la Peña.

El cineasta salmantino Chema de la Peña comienza con la productora Artimaña Producciones y El negocio es el Negocio en 1999. Ya en 2002 cambia de género y dirige el documental De Salamanca a Ninguna Parte. Pero lo conocemos mejor por trabajos como Isi/Disi Amor a lo Bestia, en 2004, junto a Santiago Segura. Ahora, con 23-F: la película, se hace todavía más popular para hacer llevar una porción de realidad a nuestras pantallas.”Por una lado era un retro y por otro me atraía mucho porque el género político es casi inédito en nuestra cinematografía”, señala el director con el fin de esclarecer los motivos por los que realiza la obra. Y añade: “Estamos acostumbrados en Estados Unidos cuando hay un atentado o cualquier situación política fuera de lo común, al año siguiente hay una película”. La labor documental en la película se realiza con numerosas entrevistas a políticos, periodistas y militares. Además ordenan paso a paso los hechos para encauzarlos de tal manera que se ajustaran las diecisiete horas en la que transcurre todo. “Sabíamos que teníamos que enganchar al espectador más allá de los hechos”, afirma el director.

Treinta y cuatro disparos. Estupefacción. La música acompaña al drama y a la acción. Las cámaras no pierden detalle de todo lo que se produce en la borrachera de poder que se apodera de Tejero. Todos estos ingredientes hacen de la obra un plato fuerte donde Paco Tous se desprende de su cómica imagen conseguida tras muchos años en Los hombres de Paco con su mirada inyectada de patria y rencor.

“En este caso, Chema de la Peña ha querido poner en boca de Adolfo Suárez, todo lo que era el sentir político del país que vivía un momento muy importante”, explica Ginés García.

El polifacético actor Ginés García encarna de nuevo a Adolfo Suárez tras su paso por la televisión con series como Periodistas, La Señora, Matrimonio con hijos, Motivos personales o precisamente Adolfo Suárez, el presidente. Realiza una magnífico papel caracterizado por la seriedad y convicción que poseía el primer presidente democrático tras la dictadura de Franco. También ha trabajado en teatro y cine, participando en dieciséis películas como Carmen y Hotel Tívoli. El actor se sincera y comenta que para cualquier actor es una suerte y una responsabilidad dar vida a este personaje que lo define como “personaje de tragedia griega y como actor es un personaje inmenso, lleno de matices”. Habla del político como alguien muy valiente, osado y una figura a la que debemos mucho.

“Creo que este acontecimiento es suficientemente importante para que ahondéis, os informéis y saquéis vuestra conclusión; que mi película contribuya a aportar algo en los espectadores”, reflexiona Chema de la Peña.

El papel fundamental que cumplen los medios de comunicación lo vive en persona otro invitado a este coloquio, el fotógrafo Manuel Hernández que comenta cómo bajo la presión de las metralletas, se deshacía de carretes en blanco y se escondía en su ropa interior, los que contenían las imágenes de los hechos dentro del Congreso; comenta que antes de darlos le dijo al guardia civil que le apuntaba, que con esto se ganaba la vida y que éste le contestó: “La Guardia Civil nunca se queda con nada de nadie”, esbozándose una sonrisa en su rostro y produciendo entre los asistentes unas carcajadas. Después, muestra con un montaje fotográfico acompañado de música con todo lo que pudo fotografiar. Silencio y reflexión es lo que se respira en la sala.

Como escena importante, el profesor Manuel Núñez Encabo apunta una en la que Adolfo Suárez ordena a Tejero cuadrarse y añade: “ Él es el símbolo de la democracia”.

A lo largo de la charla, el actor Ginés García, cuenta la charla que mantuvo con su abuelo, que se encontraba limpiando su escopeta tras la dimisión de Adolfo Suárez y que le dijo éste, que este país era muy complicado, ordenándole que recogiera todo lo que tenía en cuarto de panfletos y pósters políticos afirmando que iba a pasar algo muy grave. Termina la anécdota con la siguiente sentencia: “Poco después fue el Golpe de Estado”.

La vuelta a un pasado no tan lejano. Una llamada al juicio crítico. Y en este caso, un ejemplo de verdadero periodismo que ilustra a los alumnos el vivir la profesión con afán, entusiasmo y con un único objetivo: informar a la sociedad.

Fuentes las imágenes:
María del Mar Morales Ariza
http://fotos.labutaca.net/wp-content/main/2011_02/23-f3.jpg
http://www.elseptimoarte.net/carteles/23f_8392.jpg
Fuentes del texto:
http://www.23flapelicula.com/

2 Comentarios

Dejar respuesta