Berdych y pista rápida para ganar la Davis

0
71

La República Checa acogerá la final número 100 de la Copa Davis en el O2 Arena de Praga entre el 16 y el 18 de noviembre. Con una capacidad para 13.000 espectadores, los españoles deberán adaptarse a una pista rápida que no es la superficie más favorable para ellos para luchar por la victoria.

Las esperanzas centroeuropeas estarán puestas una vez más en Tomas Berdych

El camino hasta la final no ha sido fácil para ninguno de los equipos: Italia (4-1), Francia (4-1) y Argentina (3-2) cayeron frente a unos checos que destacan por su altura, su fortaleza física y un juego marcado por los fogonazos de calidad. Kazajistán (5-0), Austria (4-1) y EEUU (3-1) son los equipos que dejó atrás España para llegar a Praga.

El balance en los enfrentamientos directos es favorable a los españoles (4-2), y la calidad individual les otorga el papel de favoritos, pero no va a ser un enfrentamiento sencillo debido a la calidad, el carácter luchador de los checos y a la importantísima ventaja que proporciona el jugar en casa, en un país muy ilusionado por conquistar la Davis frente al vigente campeón.

La principal baza de los checos es Tomas Berdych. Es un especialista sobre pistas duras, y los españoles deberán tener en cuenta su potentísimo servicio y esa derecha ganadora que suele sacarle de apuros en los momentos complicados del partido. Como punto débil está la falta de concentración que en muchos duelos le ha hecho perder puntos decisivos, ya que habitúa a centrarse demasiado en la labor arbitral e incluso en los gestos de los rivales. Además, buscará revancha por la derrota sufrida en Barcelona en 2009. Sin duda, es el referente y el tenista más peligroso, ya que atraviesa un gran momento de forma.

El otro pilar al que se agarrarán los checos es Radek Stepanek. El peligro vendrá al comprobar qué momento atraviesa un tenista explosivo que juega según su estado de ánimo. Si se mete pronto en el partido puede ser un rival complicadísimo, sobre todo en dobles, ya que dirige a los rivales llevándoles a su terreno y anulando su juego. Ya resultó determinante en la semifinal ganada a Argentina por su intensidad y fortaleza para aguantar partidos largos.

Es una incógnita saber si Jaroslav Navratil, capitán de los checos, volverá a “prescindir” del resto del equipo como sucedió en unas semifinales en las que Berdych y Stepanek jugaron todo lo decisivo, algo que parece muy improbable debido a que los enfrentamientos contra los españoles se avecinan muy complicados pese a tener la pista y a la afición de su parte. El resto del equipo, a priori, está formado por Lukas Rosol e Ivo Minar.

Rosol es más conocido por la afición española tras haber eliminado a Rafa Nadal en el pasado Wimbledon en una prematura segunda ronda del torneo inglés. Definió su victoria como “el mejor partido de mi vida. Algo así como si un equipo de segunda división de la República Checa le ganara al Real Madrid”. A tener en cuenta su poderosa derecha, su saque y su particular manera de restar.

Minar tiene su mejor arma en una potente derecha; pero como demostró en el último e intrascendente partido de la semifinal de la Davis frente a Argentina -donde perdió ante Juan Mónaco-, su punto débil es la concentración en los momentos clave. Estará deseoso de hacer un buen papel en una competición en la que tuvo que cumplir una sanción por dopaje (el positivo se produjo por el uso de un producto adelgazante que el tenista siempre aseguró desconocer que era una sustancia prohibida, pero tuvo que cumplir ocho meses que le hicieron perderse la final de Barcelona frente a España) y por el factor clave de jugar en su casa.

Como comodín, por si hace falta su participación, estará probablemente Frantisek Cermak, un especialista en dobles que puede ser decisivo por su control de los tiempos del partido y por su siempre acertada colocación en la pista.

En el equipo español se espera para conocer si finalmente Nadal podrá llegar a tiempo, ya que sigue con la recuperación de la lesión que le tiene alejado de las pistas desde comienzos de verano. Hace unos días, Toni Nadal reconocía que, aunque no puede negar con rotundidad la presencia de Nadal en Praga, las posibilidades son mínimas (tal vez su reaparición sea a finales de diciembre en Abu Dabi). Habrá que esperar hasta diez días antes de la final para conocer la lista definitiva de Àlex Corretja, que contará con David Ferrer (que abandonó en Pekín por problemas físicos y no estará en Shanghái), Nico Almagro (que cayó en primera ronda en Tokio), Marcel Granollers y Marc López.

Fotografía: angela n.

Dejar respuesta