‘20.000 días en la Tierra’: un viaje a través de la mente de Nick Cave

0
155
Cartel promocional del film | nickcave.com
Cartel promocional del film | nickcave.com

Este jueves sal a la venta la película documental 20.000 días en la Tierra que da un enfoque rápido y algo ficticio a la vida del icono internacional de la música Nick Cave. La cinta se desarrolla en torno al ídolo del rock en su día veinte mil sobre la Tierra, como reza el título. Si bien no se trata de un film documental al cien por cien biográfico que describa al artista, sino que también hay algo de ficción en la trama dando un sentido más intenso a la inmersión en los sentimientos del propio cantante.

Desde el primer minuto del metraje, los directores y también guionistas Iain Forsyth y Jane Pollard, te atan al asiento sin dejarte separar la mirada de la pantalla. Uno se siente atónito al disfrutar de las técnicas de dirección que nos brindan en esta cinta: la fotografía exquisita, banda sonora sublime e incluso saltos narrativos.

Nos despertamos junto a un Nick Cave que apaga el despertador, se mira al espejo y trata de describirnos la rutina de su vida: escribir, ver la televisión y volver a escribir. Pronto nos sumergiremos en los interiores de la vida del cantante descrita por esa voz en off que tanta importancia le da al film. Descubriremos algunos secretos de su infancia, como la lectura de algún capítulo de Lolita, la gran obra de Nabokov, junto a su padre. También nos describirá las historias locas de un jovenzuelo que conoce a una chica dominadora. Incluso podremos ver a Nick comiendo pizza y disfrutando en el sofá de Scarface junto a sus dos hijos. Pero, sobre todo, esta película se centra en el chorro de pensamientos que suelta Nick sobre el mundo del artista obviando el mundo real.

Todas las colaboraciones se personifican en el coche del cantante, en donde incluso podemos ver a Kylie Minogue comentándole a Nick sobre sus muñecos de cera exhibidos por el mundo. Siguiendo la historia de sus recuerdos, el artista se mueve hacia el Nick Cave Archive, donde reposa toda su vida en cajas llenas de fotos, audios, notas, y diversos documentos que revuelven los sentimientos del artista. En este mismo sitio, el cantante comenta varias fotos rememorando esos recuerdos que le dan sentido a su vida como esa experiencia en un recital de Nina Simone en el que, tras pegar el chicle en el piano, comienza una total transformación mágica pasando de un monstruo a un ser capaz de transformar incluso al público. Es justo esta transformación la que quiere conseguir Nick Cave en cuanto pisa un escenario. “I’m transforming, I’m vibrating” como bien canta Nick Cave & the Bad Seeds en la canción llamada “Jubilee Street”.

Las escenas de música de la cinta, son también imprescindibles para poder comprender esta inmersión en la mente egocéntrica del artista. Estas escenas musicales son espectaculares y consiguen elevarte a un estado mental parecido al trance, haciendo que ames aún más este film. También hay imágenes de este ídolo en directo, haciendo disfrutar con su show a los espectadores, incluidos nosotros, con esas interpretaciones tan espirituales y trascendentales que te dejan embobado ante lo que uno está contemplando en la pantalla.

Puedo controlar el clima con mis estados de ánimo, lo que no puedo controlar son mis estados de ánimo” explica el genio del rock tras enfatizar que cuanto más escribe del clima, peor parece ponerse. En definitiva, el guión de la película viene como anillo al dedo para emprender el viaje por la mente y los sentimientos del artista (con mayúsculas).

Dejar respuesta