19:30. Cuando “los periodistas son peor que los políticos”

0
226

Cuando “los periodistas son peor que los políticos” es porque las cosas no funcionan bien. ’19:30′, representada entre los días 4 y 28 de noviembre en las instalaciones Naves del Español del Matadero de Madrid, desarrolla una realidad que en este país parece estar a la orden del día: la alianza de cierto tipo de prensa con los altos cargos del poder político con el fin de ocultar comportamientos que van en contra del juego limpio.

La obra comienza con la detención de un diputado del partido en el poder. Es detenido desnudo y ebrio, llevando consigo 5 millones de euros en billetes de 500. Rafael Martín (El internado, Hospital Central, Cuéntame cómo pasó) encarna a este político que a la vez es persona, individuo preocupado por su familia, una mujer y unos hijos a los que quiere evitar el sufrimiento por su mala actuación. Nada más comenzar, el discurso de Linares, interpretado por el mencionado Martín, aturde al público, que permanece inmóvil escuchando pura poesía: compara aquello que acaba de sucederle con la erupción del Vesubio, un volcán que llevaba años activo pero que, en un momento dado, explotó de repente sepultando a la ciudad de Pompeya.

Tras la detención se inicia un ritmo trepidante: las reuniones se suceden y el ajetreo es continuo en la sala de reuniones donde la dirección política y el gabinete de prensa del partido en el poder se concentran. Han de trabajar contrarreloj para conseguir la firma del documento que concluirá unas negociaciones que peligran con el destape de un flagrante caso de corrupción.

Entre los personajes, caras conocidas de la televisión. Antonio Molero, famoso por su papel como Fiti en Los Serrano, interpreta al “gracioso” del grupo, con problemas sentimentales e ideas sin sentido para salvar al partido. Él es el responsable de la sentencia que abre este artículo.

Roberto Enríquez, en su papel como Méndez, portavoz parlamentario, impresiona por su gran interpretación, que consigue llegar a penetrar en el espectador por su verosimilitud. Completan el reparto Nerea Garmendia, Ramón Ibarra, Fernando Cayo y Óscar Sánchez, entre otros.

Los directores de la obra, Adolfo Fernández y Ramón Ibarra, desean mostrar al público “el juego -a veces mortal- de los partidos políticos, que aparecen como grandes aparatos que condicionan nuestras vidas, que deciden a través de los medios de comunicación qué es lo que nos tiene que importar, que nos camuflan en la realidad con eso que llaman actualidad”. Su deseo es que el espectador llegue a conocer “la asombrosa mezquindad del comportamiento humano, lo que hay debajo de la alfombra”.

Las opiniones dispares entre los miembros del partido y el gabinete de prensa provocarán fricciones y discusiones, haciendo aparecer el cinismo, la mentira, la puñalada trapera… Hay quien se opone a la mentira, pero serán los cínicos los vencedores: las 19:30 es la hora límite para la firma del pacto, vital para continuar en el poder.

Para lograr el acuerdo, alguien tendrá que sacrificarse. Porque, como afirma Rojo en un momento de la obra, los políticos pueden ser personas éticas, “pero no en horas de trabajo”.

Fuente de las imágenes:
Chicho (K. Producciones)

Dejar respuesta