El girasol podría convertirse en modelo para la construcción de plantas energéticas más eficaces

1
161

Expertos en materia energética y tecnológica de Alemania y Estados Unidos están estudiando, a través de modelos matemáticos, cómo situar paneles solares de una forma más eficaz y reducir en la medida de lo posible los costes de las plantas energéticas. Los expertos han tomado como referencia la estructura interna de los girasoles para incorporar el modelo natural de estas plantas en las industrias de energías renovables, todo con el firme objetivo de aprovechar la energía procedente del Sol.

Planta Solar Termo Eléctrica PS10, Sanlúcar La Mayor, Sevilla

Corey Noone y Alexander Mitsos, científicos del Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT), en Estados Unidos, tomaron como punto inicial de su investigación la colocación de los paneles solares de la Planta Solar Termo-Eléctrica PS10, ubicada en Sanlúcar la Mayor (Sevilla). Esta planta del  sur de España es la primera del mundo en poseer una torre solar de 114 metros de altura y en estar compuesta por un total de 624 helióstatos –espejos que se mueven sobre dos ejes y que permiten mantener el reflejo de los rayos solares-, generando así una potencia de once megavatios

Las Plantas de Concentración Solar (CSP), que se encargan de absorber y acumular los rayos del Sol, necesitan un elevado número de espejos móviles para un correcto funcionamiento y aprovechamiento energético. El papel fundamental de los helióstatos es transformar la luz concentrada en calor y producir energía eléctrica.

En las CSP, los helióstatos suelen ordenarse en filas formando semicírculos concéntricos, pero esta estructura compleja no alcanza su máximo rendimiento al estar compuesta por articulaciones robóticas que, al desplazarse en busca de los rayos solares, impiden en ocasiones que otros espejos puedan captar dichas radiaciones.

Sin embargo, la novedad de este trabajo proviene del estudio del girasol, planta de origen americano que empezó a cultivarse en Europa en el siglo XVI. Estas pequeñas flores tienen una inclinación de 137 grados respecto a la contigua, fenómeno conocido como Espiral de Fermat. Esta característica ha llevado a que los científicos del MIT consideren el girasol como un sistema idóneo en el objetivo de aumentar la eficacia de los paneles solares. De esta forma, la idea sería imitar la estructura de la planta, situando los tablones en un ángulo continuo de 137 grados respecto al que le precede.

En su estudio preliminar, el equipo del MIT realizó una imagen digital de la Planta PS10, fraccionando cada espejo en cien secciones. En la investigación se emplearon, por un lado, sistemas matemáticos que permitiesen tasar el detrimento de energía de cada parte de la placa en el momento en el que los espejos tapaban la luz, y posteriormente se redistribuyeron los segmentos para poder obtener el máximo beneficio de la radiación solar. 

Imágenes: jacobo.portillo/zaser

1 Comentario

  1. Me parecen muy interesantes y amenos todos los artículos. He aprendido mucho con ellos e incluso han despertado mi curiosidad en distintos aspectos que hasta ahora tenía abandonados por no entenderlos bien, como la astronomía. Gracias por hacerlos tan entendibles. Sigue así! 😉

Dejar respuesta