La planta de marabú podría ser beneficiosa para el ser humano

0
823

Racimo de flores de la planta Marabú

Gracias a las investigaciones realizadas por científicos de la Universidad de Strathclyde en Glasgow, se ha descubierto que la planta de marabú, la misma que asola los campos de cultivo en Cuba, podría ser utilizada en la producción de baterías energéticas de menor coste y mayor eficacia; además de actuar como filtro en la purificación de agua potable y bebidas alcohólicas como el ron.

El equipo de investigación de la Universidad de Strathclyde, dirigido por el ingeniero Peter Hall, obtuvieron en la investigación del marabú un recurso con un gran valor industrial por medio de pirolisis y activación -carbón activado-, ya que por medio de los pequeños agujeros que lo conforman y la consiguiente inclusión de agua y ron, se pueden extraer impurezas que podrían ser utilizadas para la constitución de filtros purificadores.

El carbón activado, resultado de las pruebas efectuadas por estos científicos, es  muy valioso no sólo en Cuba sino en toda Iberoamérica por ser un buen conductor de electricidad, característica que le confiere la capacidad para ser utilizado en  la elaboración de baterías energéticas más baratas, ya que en el  proceso de elaboración se libera gran cantidad de energía. Por otra parte, en Europa el marabú se vende en los restaurantes como carbón y se utiliza como biomasa para la generación de electricidad en centrales azucareras.

Además, el producto activo obtenido es también idóneo para fabricar un tipo de baterías utilizada en los autobuses de China para recargar de forma rápida el vehículo que se encuentra parado. Una iniciativa que está en funcionamiento en  la capital asiática, pero cuya expansión no está prevista hasta dentro de unos años.

La planta o arbusto marabú , cuyo nombre biológico es “dichrostachys cinerea”, es una especie invasora y heliófila nativa de África, la India, sur de Tailandia y Malasia; su traslado del continente africano a América se calcula que se produjo en el siglo XIX. Este tipo de planta es muy abundante en los campos de cosecha de Cuba, por lo que Raúl Castro, hermano de Fidel Castro y actual presidente de Cuba, cuando asumió su cargo inició una campaña para erradicar esta planta por los efectos negativos que producía sobre el campo en su cultivo.

En la actualidad, el marabú afecta al 56 por ciento de las áreas ganaderas del país caribeño, y muchos lugares naturales o seminaturales han perdido sus formas vegetales autóctonas. Además, esta planta se expande de forma sencilla gracias a las secreciones de los animales, y ello a pesar de las campañas iniciadas para abolirla, ya que su corte o quema no supone una solución, sino que fomenta su crecimiento.

Aunque los efectos del marabú son negativos y muy catastróficos sobre los campos agrícolas, lo cierto es que sus propiedades medicinales y energéticas permitirían llevar electricidad a comunidades aisladas y pobres. 

Imágenes: Ramiro Chaves/Marco Schmidt.

Dejar respuesta