130 presos secundan ya la huelga de hambre en Guantánamo

1
257

Son ya tres meses los que el penal de Guantánamo lleva con huelgas de hambre. Expertos y activistas avisaron el pasado 3 de mayo que la situación se está convirtiendo en una “crisis humanitaria” y piden al presidente estadounidense, Barack Obama, que use su autoridad para cerrar cuanto antes esta prisión.

Guantanamo foto cedida por google.esSon 130, de 166 presos, los que secundan esta huelga de hambre que ha alertado sobre las condiciones de la vida en la prisión. El prisionero, Shaker Aemer, aseguró a su abogado, Clive Stafford, que el trato al que son sometidos en el penal está empeorando. Prácticamente la totalidad de los trabajadores de Guantánamo está dedicando actualmente sus funciones a atender y alimentar por la fuerza a los huelguistas. Muchos de los presos han estado siendo alimentados mediante vías por la nariz hasta el estómago para evitar su deshidratación y una pérdida de peso que les llevase a la muerte.

Esta huelga comenzó siendo una queja de registros excesivos, donde los militares trataban de forma irrespetuosa algunos objetos de los presos como el Corán (un 5% de los presos son de Al Qaeda o redes afines). Sin embargo, abogados y autoridades consideran que esto está llegando a extremos peligrosos ya que los encarcelados saben que salir del penal con vida es casi imposible.

El general John Kelly, jefe del Comando Sur del Ejército de Estados Unidos y responsable al frente de Guantánamo considera que los presos tenían la esperanza de que con Obama de nuevo en la presidente estadounidense el centro sería cerrado. “Estaban devastados cuando percibieron que el presidente daba marcha atrás”, explicó Kelly semanas atrás.

No es la primera huelga de hambre dentro de esta cárcel militar. En enero de 2002, poco después de su creación, tuvo lugar la primera por los conocidos como “combatientes enemigos”, capturados en el extranjero en la guerra contra Al Qaeda. En 2006 hubo una que llego a sumar a 200 personas, de 600 presos que había por aquel entonces. A pesar de esto, la huelga que se está dando actualmente en Guantánamo se sostiene en la desesperación y frustración de los presos, dispuestos a dejarse morir para no pasar más tiempo bajo rejas.

“¿Nos damos cuenta de que estos prisioneros son seres humanos?”, se preguntó George Hunsinger, fundador de la Campaña Religiosa Nacional contra la Tortura. El portal Change.org cuenta con más de 190.000 firmas pidiendo el cierre del penal, sin embargo, habrá que esperar si, como se está pidiendo en el Congreso, se da luz verde al fin de Guantánamo.

1 Comentario

Dejar respuesta