Conoce a… Agustín Fernández Mallo, escritor: “No es un libro normal… tiene algo que lo hace diferente del todo”

0
373

To be Continued es un concurso litetario que tiene como objetivo la creación de una novela colaborativa: 15 capítulos, 15 escritores. Y todos, escritores de prestigio y escritores no profesionales, bajo las mismas condiciones. De los 15 capítulos sólo tres están reservados para escritores invitados, el resto puede ser escrito (e ilustrado) por cualquiera con ganas por contar historias. Ahora, con el concurso por su capítulo seis, Agustín Fernández Mallo (autor de la trilogía Nocilla Project) ha prestado su pluma a esta interesante iniciativa y dar su particular visión al devenir de la historia. Sobre su participación y opinión acerca de To be Continued hablamos en esta pequeña entrevista.

Pregunta: En líneas generales, ¿Cómo valoras el proyecto de To be Continued?
R:
En líneas generales, es sorprendente lo ambicioso y profesional del proyecto y del equipo. Lo interesante es que te vas dando cuenta de que no es un libro normal, no puede tener los esquemas y linealidades y relaciones de una historia convencional, tiene algo que lo hace diferente del todo, y eso es algo a priori no sabías, aparece luego, de manera orgánica.

P: ¿Cómo te llegó la propuesta para participar?
R:
Me invitaron.

P: Uno de los atractivos de la propuesta es que no se limita a la lectura, sino que incluye ilustraciones, tiene un canal en Youtube, listas de reproducción en Spotify…  ¿crees qué todos estos añadidos potencian la experiencia de la lectura?, o al contrario, ¿se pierde, en parte, la capacidad de recrear con la mente lo que expresan las palabras al haber otros elementos que condicionan a imaginar de una u otra forma?
R:
Todo potencia las cosas si se sabe usar. Es una filosofía diferente, que no va en detrimento del libro normal, hecho por una sola cabeza y en un formato papel. Quienes oponen esos dos mundos, creo que se confunden.

P: Al hilo de esto, ahora que con el auge del libro electrónico el problema de las descargas ilegales es también un problema de la industria editorial, ¿este tipo de lecturas multimedia pueden ser una buena opción?
R:
Sí, claro, pero lo que me interesa a mí es la calidad de las cosas, nos sus soportes ni sus canales de distribución específicamente. Algo multimedia puede ser interesantísimo o no, como algo en papel. Las herramientas se han ampliado, y hay que aprender y saber usarlas. Y si lo consigues, es cuando das lugar a algo realmente nuevo y sugerente. Pero si no, puede ser más interesante un tríptico de ofertas de Carrefour –que, ojo, tienen su miga-.

P: Proyectos como To be Continued promueven la participación activa de los usuarios, tú mismo tienes un blog en donde comentas cada una de las entradas con los demás… ¿hasta qué punto es importante esa interrelación con la gente?
R:
Para mí es importante, porque soy tímido y no me gusta el contacto directo y físico con la gente, y el blog me da la oportunidad de entrar en comunicación de tal manera que mi cabeza lo tolera. También, es que el modelo de escritor medio ha cambiado.  Hasta hace pocos años entrar en contacto con un autor era casi impensable, o si se producía era a través de circuitos mucho más laberínticos. Hoy es más fácil.

P: Personalmente ¿qué se puede sacar del contacto directo con los lectores?
R:
En mi caso, la satisfacción  de recibir opiniones, buenas o malas. Ahora bien, en el ámbito específico de la creación, yo no saco nada en limpio, quiero decir que cuando escribo sólo pienso en mí, en lo que a mí me emociona e interesa, y nunca pienso en si me han dicho tal o cual cosa. Es la única manera que yo conozco de escribir algo serio y honesto. Atenerse a la poética individual. Como hagas caso a los demás, te vuelven loco y sólo das palos de ciego.

P: Volviendo a tu participación en el concurso, teniendo en cuenta los condicionantes de tiempo de escritura y espacio disponible, ¿cómo has planteado la elaboración del capítulo?
R:
Comencé a darle vueltas cuando salió el tercero, pero no lo escribí hasta que salió el cuarto. La idea ya la tenía,  se me apareció mientras leía un artículo de Zizek, que nada tiene que ver con la novela, claro. Pero cuando comencé a escribir, salió otra cosa, como ocurre siempre, esa también es la gracia de escribir sin programación. Personalmente, el género de novela negra no me colma mucho, ni los puzzles ni acertijos, y me apetecía jugar con otros elementos que me parecían más poéticos. Pero bueno, eso es un gusto personal, que nada suma y nada resta.

P: A pesar de que la trama principal y los protagonistas están expuestos, a mí al menos me da la impresión de que las opciones para continuar son grandes. ¿Lo sentías así?
R:
Infinitas. Sólo hay que plantearlas con cuidado.

P: Bueno, y ya para terminar, ¿cómo valoras el nivel de tus cuatro compañeros previos?
R:
Excelente. No sé si esto significa algo, pero yo no hubiera podido hacer ninguno de esos capítulos, son todos de un tipo de prosa para la que hay que tener mucho oficio, saber escribir muy bien.  Yo no reúno esas condiciones.

Foto:
Aina Lorente

Dejar respuesta